Anuncios
Please set up your API key!

El Adoquín Times

 Última Hora

Historia del Viejo San Juan: La ermita de la calle de la Cruz de Santa Bárbara

Historia del Viejo San Juan: La ermita de la calle de la Cruz de Santa Bárbara
marzo 15
17:04 2019

Por Carmen Alicia Morales

Existió en la calle de la Cruz, en el cruce con la calle Norzagaray, una ermita que exhibió una cruz, vista sobre la colina, desde la parte baja de la ciudad. La calle “de la Cruz”, como resultado, conserva en su nombre el recuerdo de la imaginería cristiana que distinguía y adornaba la ermita de Santa Bárbara, cuando se llegaba a ella por un camino vecinal.  Tenemos constancia, de la existencia de esta ermita, porque su localización aparece, por primera vez, marcada con una cruz, en el mapa de San Juan del cartógrafo Juan Escalante de Mendoza de 1575.


Mapa de San Juan del cartógrafo Juan Escalante de Mendoza de 1575

Más adelante, se repite su aparición, en el mapa de Bernáldez Vellarino de Villalobos de 1592. En esta ocasión, se devela como una estructura de forma rectangular con un techo a dos aguas; y como resultado, debido al reconocimiento documental geográfico, podemos concluir, que el origen del nombre de la calle de la Cruz se encuentra enraizado a la aparición de la ermita que existió en el siglo XVI.  Las ermitas fueron estructuras que formaron parte del paisaje rural de Europa desde la baja edad media. Sirvieron como lugar de refugio de ermitaños o eremitas; personas que libremente elegían la aislación porque profesaban la necesidad de una vida solitaria y ascética, movidos por motivos religiosos.

En un principio, en la villa sanjuanera, existieron tres ermitas, fueron construidas en lugares estratégicos para ser utilizadas, como refugios, lugar de oración y parte de un primitivo sistema defensivo. Es decir, antes de la venida de los castillos (1539), se construyen en los alrededores de la isleta, formando un triángulo, en los puntos estratégicos a manera de atalayas de vigilancia.  En esta forma, desde Santa Ana (en el sur de la isleta) se defendía la entrada inmediata a la bahía, controlando visualmente el complejo de canales y Cataño, y desde Santa Bárbara y San Sebastián (en el norte), la entrada al puerto y visibilidad oceánica. Eventualmente estas estructuras no desaparecieron completamente, recibieron transformaciones arquitectónicas para conformarse a la utilización gubernamental que obedece al servicio urbano de toda ciudad.    


Anuncio


Durante el siglo XIX pasan a servir como Maestranza de artillería de Santa Bárbara y el Polvorín de San Sebastián.  Las ermitas de Santa Bárbara y San Sebastián, marcan la huella de caminos y fueron adoptadas como nombres de calles con el pasar del tiempo; tal y como, calle de la Cruz de Santa Bárbara (subiendo desde la bahía al océano y la calle de San Sebastián (paralela al océano Atlántico). El Polvorín de San Sebastián fue abandonado desde principios del siglo XIX, pero en 1924, el polvorín se inaugura como Escuela Abraham Lincoln. La única ermita que sobrevive como cenobio religioso es la de Santa Ana que se convierte en Iglesia y Convento de Santa Ana en la calle Tetuán.  Durante el siglo XIX la de Santa Bárbara pasa a servir como Maestranza de artillería de Santa Bárbara, en 1898 se convierte en Artillery Park (vivienda para oficiales del ejército norteamericano) y en los años 60 pasa a ser la Casa de la Providencia (centro de rehabilitación).

Santa Bárbara nació en el siglo III d. C. en Nicomedia (perteneciente a Anatolia llamada Asia Menor del lado del Mar Negro), ocupada actualmente por la parte asiática de Turquía. Su padre fue el rey sátrapa, Dióscoro, quién la encerró prisionera en una torre con dos ventanas. Cuenta la leyenda que en ausencia de su padre se convirtió al cristianismo y mandó a construir una tercera ventana que simbolizaba la Santísima Trinidad. Al regresar su padre ordenó que fuera martirizada y degollada con una espada. Es representada con espada, ramo de olivo (por su martirio), torre con tres ventanas por haber sido prisionera (su fe en la Santísima Trinidad), corona y un manto rojo (símbolo de la sangre y martirio de Cristo). Debido a su lucha en defensa del cristianismo es patrona de los artilleros, los mineros, las tormentas, ingenieros, y los masones. 

La advocación de Santa Bárbara llega a Puerto Rico en el segundo viaje del obispo Alonso Manso a Puerto Rico en 1519.  Manso había sido estudiante de teología en la Universidad de Salamanca, fundada en 1254 por el rey Alfonso X el Sabio, y estaba localizada en la Capilla de Santa Bárbara de la vieja Catedral de Santa María.  En la segunda mitad del siglo XV, mientras Manso era estudiante, la Capilla de Santa Bárbara era importante lugar de examinación y meditación para los universitarios y es bajo estas circunstancias que Manso se convierte en devoto de la Santa.

En el diseño de la ciudad de San Juan se utiliza un sistema de demarcación tradicionalmente romano obedeciendo en esta forma a una cuadrícula compuesta de seis por seis calles concertando el centro en las calles Cruz y Luna rodeadas de cuatro barrios, a saber, de este a oeste partiendo de la Cruz: barrios de Santa Bárbara, San Francisco, San Juan y Santo Domingo.   Podemos concluir que, el reconocimiento de la presencia de la santa se encuentra entonces en la calle de la Cruz de Santa Bárbara como parte integral de la fundación de San Juan.  Y a su vez concierta con el protagonismo de ser parte de la única trilogía cristiana que existe entrelazada en el marco de la infraestructura urbana, destacando la misma en la esquina de la calle Cruz de Santa Bárbara (con la Norzagaray), la ermita de Santa Bárbara y el barrio de Santa Bárbara.  Se tiene que reconocer que esta devoción por Santa Bárbara se repite, además, en los castillos de San Felipe del Morro con la batería principal de Santa Bárbara y en el castillo San Cristóbal en la Capilla de Santa Bárbara.

Sobre la autora: Carmen Alicia Morales obtuvo un doctorado en Historia Medieval (Universidad de Valladolid). Publica libros y dicta conferencias sobre derecho de las mujeres medievales. Fotografía y escribe para diarios sobre jardines, San Juan y casas de pintores y poetas.  Funda y administra la página en Facebook Historia del Viejo San Juan y es fundadora y presidenta de la Asociación de Historia del Viejo San Juan. 


Anuncio

Anuncios

Artículos Relacionados

1 Comentario

  1. Johnny Fuentes agosto 18, 16:43

    Fasinante la historia de nuestro querido Viejo San Juan donde no se encuentra en los libros educative escolares.

    Conteste a este comentario

Escriba su comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete Gratis

Su información está segura con nosotros. Suscríbase gratis a nuestra pagína.

Translate Site

Búsqueda

Suscríbete Gratis

Su información está segura con nosotros. Suscríbase gratis a nuestra pagína.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: