51.9 F
San Juan
miércoles, agosto 5, 2020

#UniversidadSensible

Artículos Relacionados.

Museo de Arte de Puerto Rico presenta ‘Arte y café con Antonio Martorell’

[Arte] El artista Antonio Martorell ofrecerá una serie de cuatro clases magisteriales, como parte de la programación virtual del MAPR.

Galería de Arte de Sagrado estrena exhibición en línea

Arte | La exposición “Arte al servicio del pueblo – carteles, libros, películas y periódicos de la DIVEDCO de Puerto Rico” se exhibirá en formato virtual.

Animal Politqueer: la nueva exhibición virtual del trabajo multidisciplinario de Eduardo Alegría

Arte | La versión cuenta con audios del artista que vinculan su trabajo y brinda al espectador un material descargable con textos curatoriales, fotos e imágenes.

Las aventuras de Cary Oliver

[Personalidades] Aunque sus inicios fueron en los programas dramáticos, la comedia y la animación formaron gran parte de su trayectoria televisiva.

Por: Dr. Ariel Orama López

Psicólogo, académico, cineasta independiente y actor

«Somos una sola fuente que mantiene vivo al intelecto. La invitación es sencilla: seamos sensibles con el estudiantado. De igual manera, seamos sensibles con quienes confeccionan ese binomio arte/ciencia que ninguna camarita o plataforma de aprendizaje podrá superar»

Estamos ante la existencia de lo innombrable. Que dicha palabra sea una tendencia acompañada del afamado numeral o que pueda convertirse en un título llamativo para un artículo de prensa o redes digitales -comenzando con la temida C-, no quiere decir que me sirva de inspiración o sea motivo de obligación para nombrar mi columna como tal. Estamos ante otra letra más importante que la demonizada C: la A, de aprendizaje y Acción.

En esta ocasión, tampoco mi columna se trata del análisis sobre filmes profundos, ni de historias surrealistas: es momento de reflexionar sobre el aprendizaje arraigado al proceso intenso que estamos viviendo, en tiempo real. Precisamente, desde la perspectiva del aprendizaje y desde el prisma universitario, hoy quisiera presentarles algunos puntos importantes que quizás pudieran aportar a aquellos que, como este servidor, se encuentran ofreciendo sus cursos desde otro escenario. De igual manera, aporta a los directivos del contexto académico. Sabemos que ha sido complejo, no lo neguemos: la función debe continuar.

En primer lugar, a los académicos nos resultaría muy bien comenzar a utilizar “la mente dirigida a la síntesis” propuesta por Howard Gardner. Es hora de comenzar a priorizar. ¿Qué me parece pertinente y fundamental para mis cursos? ¿De qué manera puedo hacer que mis estudiantes puedan obtener el conocimiento preciso, ante esta nueva realidad? ¿Qué recursos -audiovisuales, digitalizados, fotografiados- pueden servir para aportar, más allá de una discusión formal del curso o de un ensayo? ¿Qué se puede flexibilizar, a nivel sistémico, para que el proceso de cierre del semestre sea cónsono con la situación que estamos confrontando?, son algunas de las preguntas que pueden formar parte de nuestro plan de trabajo.


Anuncio

eladoquin times


Segundo, creo conveniente que nos inspiremos en el “sfumato” de da Vinci, propuesto por Michael J. Gelb. El proceso de “abrazar la ambigüedad, la paradoja y la incertidumbre”, como propone el autor, nos permitirá entender los vaivenes de la vida y, a su vez, contemplaremos este nuevo proceso desde la novedad y la apertura, día a día: apertura con nuestros estudiantes, pero también con nosotros. Si ahora nos toma más tiempo preparar una clase ante nuevos estresores, debemos aceptarlo con naturalidad y desde la compasión. Vivir la vida en segmentos diarios, trabajar las clases por semana, puede resultar muy útil.

Debemos auscultar el término “electracy”, de Gregory Ulmer, y entender que algunos parten de la alfabetización, mientras otros, están más vinculados al nuevo conectar del espacio digital. Queremos aplicar el término “inteligencias múltiples” y ser muy comprensivos con el estudiantado desde esta perspectiva -incluso a nivel de los directivos del contexto universitario, en sus diversas estructuras jerárquicas-, pero se nos olvida que cada profesor tiene también su relación particular con la tecnología y que cada cerebro es distinto en la forma de aprender -o enseñar-, con sus particularidades. Si el cambio en cualquier ámbito, a nivel cerebral, toma más de 21 días, no pretendamos cambiar todo un sistema de aprendizaje en unas semanas: los profesores también somos el binomio Maestro-aprendiz.

Por ejemplo, existen universidades que se anuncian en la prensa o en la televisión como 100 por ciento “en línea” posterior a la crisis: sin embargo, las notas al calce de los lectores, las críticas de los espectadores y los comentarios de sus estudiantes dejan saber que todavía queda mucho por recorrer. De igual manera, esto aplica a la educación continua para profesionales: los cursos para renovar la licencia de los profesionales de la salud -quienes precisamente se encuentran aportando al país, de distintas maneras- deberían ajustarse a la realidad actual y ser flexibles ante las circunstancias que estamos confrontando. Tanto el contexto académico como el de la salud deben de analizar seriamente estos aspectos.

Sobre las comunicaciones internas, sería idóneo evitar correos excesivos al profesorado, al igual que al estudiantado. Tratemos de evitar los correos titulados como “urgente”, cuando la única urgencia en este momento es detener lo que ya todos sabemos y preservar la vida. Menos, promovamos visiones fatalistas, en la medida que podamos, y esto incluye a las plataformas de las Universidades y sus páginas Web: incluso lo continuamos haciendo, con algo tan simple, pero tan importante en el mundo de las comunicaciones, como lo es un título de un escrito o de una actividad. Desde transformar un título negativo en positivo o evitar ciertos temas que resulten controversiales para el momento en que vivimos, todo puede aportar.

Otorguémosle el espacio a los académicos del país para que puedan ir encaminando sus cursos, sin dejar de estar presentes; de igual manera, sin cargarlos demasiado. Y si algún día regresamos a ese lugar tan preciado llamado aula o salón de clases, valoremos a ese ser que se encuentra compartiendo su conocimiento: hablamos de un profesional que se ha preparado por años. Se trata de un recurso que ha trabajado incansablemente en la creación de publicaciones y se ha mantenido activo a través de formaciones continuas. Todo ello, desde ese color particular que solo conocemos aquellos que amamos la enseñanza.

Si algún día regresamos al salón universitario, que dicho espacio tenga los recursos que cada estudiante y profesor merecen: ventilación suficiente, pizarras con marcadores, espacio considerable y carente de ruidos, más allá de visiones futuristas que, aunque tienen relevancia para la actualización del conocimiento, están muy distantes de la Pirámide de Maslow actual. Que se promueva un ambiente óptimo para el aprendizaje y con las condiciones físicas propicias para efectuarlo, es vital.

A los estudiantes que aún no han valorado el proceso de enseñanza o al recurso que se prepara para llevarles un conocimiento vigente, desde la sensibilidad, recuerden este momento que nos permite apreciar lo que es sagrado: el don del conocimiento, ese que proviene de lo Alto y se cristaliza en verdades, desde el calor humano.

Por todo lo antes expuesto, propongo el «hashtag» #UniversidadSensible. No sé cuántos presidentes o directivos quieran inspirarse en este humilde “hashtag” que propongo en el título de esta columna, como lo hicieron maravillosamente los artistas locales y la prensa, al unirse con su frase clave y numeral. Con mi «#» y mi conciencia, ya es suficiente: invitados, todos aquellos que me quieran acompañar.

Hoy no somos ni #Globales, ni #Interesantes; ni #Pioneros, ni #Gallos. Lo mismo aplica al resto de las Universidades del Mundo. Somos una sola fuente que mantiene vivo al intelecto. La invitación es sencilla: seamos sensibles con el estudiantado. De igual manera, seamos sensibles con quienes confeccionan ese binomio arte/ciencia que ninguna camarita o plataforma de aprendizaje podrá superar.

Artículos Relacionados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

Publican libro sobre poesía negrista

Literatura | “Rumbando en la Mogolla” va dirigido a la nueva generación, porque el autor entiende que es importante que sea aceptado como texto en las escuelas para entusiasmar a los estudiantes con la poesía negrista.

Estudiante puertorriqueña seleccionada para práctica de verano en la Universidad de Texas

Comunidad | Joan E. Graniela Ramírez, estudiante de escuela superior de Cabo Rojo, ha sido seleccionada para asistir a científicos de NASA en estudio de hábitat de mosquitos.

Nace nuevo proyecto de capacitación empresarial para músicos 

[Música] El Instituto de Cultura Puertorriqueña y la Corporación de Artes Musicales presentan serie de conferencias magistrales tituladas Fábricas Musicales

Museo de Arte de Puerto Rico presenta ‘Arte y café con Antonio Martorell’

[Arte] El artista Antonio Martorell ofrecerá una serie de cuatro clases magisteriales, como parte de la programación virtual del MAPR.

Gobernadora firma medidas a favor de adultos mayores y veteranos de Puerto Rico

[Comunidad] Entre las leyes firmadas, está la enmienda a la “Carta de Derechos del Veterano Puertorriqueño del Siglo XXI”, con el fin de extender el beneficio de la fila expreso en empresas comerciales a los veteranos de Puerto Rico.