[Opinión] Neouniversidad: El Año Cero

Artículos Relacionados.

Programas del ICP continúan ofreciendo servicios de manera virtual

Comunidad | Los programas de Patrimonio Histórico Edificado y el de Arqueología y Etnohistoria del Instituto de Cultura Puertorriqueña continúan ofreciendo servicios a la ciudadanía de manera virtual

Maneras de investigar la historia de su hogar

Comunidad | Lea aquí varias sugerencias de maneras para descubrir la historia detrás de su hogar.

Firman medida que establece licencias provisionales en el ejercicio de la medicina veterinaria de manera gratuita

Comunidad | Enmiendan ley para establecer una licencia provisional para médicos, técnicos y tecnólogos veterinarios licenciados de otras jurisdicciones para la práctica de la medicina veterinaria de manera gratuita.

Celebran el mes y el día de la Historia Deportiva Puertorriqueña

Comunidad | El 13 de agosto se celebra por primera vez el Día de la Historia Deportiva Puertorriqueña

 Por: Dr. Ariel Orama López | Psicólogo, académico, actor y cineasta independiente

Sobrevivimos a una nueva universidad en modalidad remota: ¿ahora qué haremos? Este es el planteamiento recurrente en los pasillos administrativos de muchas de las instituciones públicas y privadas del país. Aunque desde la presentación de imagen mediática todo ha transcurrido en un orden aparente -incluyendo a aquellas que ya habían practicado el arte de la virtualidad, desde la modalidad de enseñanza asincrónica-, todavía hay muchas sub-historias y subtexto por desenmarañar. Aún tenemos tiempo para enmendar ciertos errores promovidos por la “solución inmediata” ante la crisis en el próximo año académico: me tomaré la libertad de denominarlo el “año cero”.

En primer lugar, las instituciones universitarias deben analizar alternativas creativas y sensibles para atraer aquel estudiantado que optó por una baja total, posterior a lo transcurrido en los pasados meses. No todas las historias corresponden a un promedio bajo o un estudiante que carece de ciertas competencias: las oficinas encargadas del reclutamiento y del seguimiento al estudiantado deben tomar en consideración que cada caso es diferente y se deben contactar, uno a uno, para contemplar futuras opciones o escudriñar qué no funcionó, desde su mirada. Un cuestionario no es suficiente: dentro de lo tecnológico, el factor humano y el contacto auditivo o audiovisual continuo -y, cuando sea viable, presencial- debe evidenciarse.

eladoquin times

De otra parte, resulta importante considerar si realmente es un buen paso optar por cursos sincrónicos a través de las plataformas existentes: es decir, reuniones virtuales a determinadas horas. Para verano, puede ser viable para ciertas instituciones: no obstante, efectuarlo todo un semestre y con la obligación de utilizar cámaras a ciertas horas (cuando existen hogares en la Isla con múltiples limitaciones, más de un educando en la familia y otros asuntos inimaginables que surgen diariamente ante carencias económicas y factores psicosociales) puede convertirse en una tortura invasiva y poco didáctica, más allá de una “nueva normalización”.

En cuanto a los profesores por contrato, se debe analizar si los procesos de dilación de su pago pueden resolverse con la misma premura que se le exige determinado número de reuniones, horas adicionales a las horas contacto, talleres o procesos burocráticos: asimismo, si se les paga mensual, se deben considerar maneras creativas para pagarles, de manera quincenal, como cualquier otro profesor permanente que imparte sus cursos con el mismo amor y entrega que el contratado por semestre. El sistema de refuerzos, en este tiempo, resulta vital: ascensos de rango y pagos correspondientes en un tiempo prudente, celebrar las buenas noticias del profesorado en las redes de una forma inclusiva y consistente y optar por un lenguaje positivo y esperanzador en los comunicados por redes y por correo electrónico puede redundar en un empleado comprometido y en menos situaciones de manejo de crisis, a destiempo.

De retomar el regreso al aula de clases, además de las medidas sanitarias correspondientes, sugiero una distribución costo-efectiva en los horarios, de tal manera que se puedan reunir menos cantidad de estudiantes, en menos tiempo: semanalmente, un día de conferencia y uno virtual, de manera abierta -sin restricciones de utilizar o no cámaras y con libertad de modalidades sincrónicas o asincrónicas, viva el conocimiento del profesor sobre su curso y la libertad de cátedra- puede ser efectivo; incluso, esto puede resultar positivo, justo ahora que el Sistema UPR y otras instituciones privadas se encuentran analizando de qué manera se efectuará el regreso. Dividir el grupo en dos (35-40 minutos por subgrupo), para los días de conferencia -de proceder con un segundo día a la semana en modalidad virtual-, es otra idea que propongo. Claro está, todas estas modificaciones se deben contemplar cuando el regreso a la modalidad presencial sea seguro, al igual que aquellas que surjan del cerebro creativo de los administradores del contexto universitario. El “Todo o Nada” virtual/remoto/presencial y las miradas extremistas -o dictatoriales-, en tiempo de pandemia, no son vistas con buenos ojos, tanto desde el sector del profesorado como del estudiantado, en tiempos de crisis. La flexibilidad no es sinónimo de ineficiencia.

eladoquin times

Por último, es hora de reflexionar sobre aquellos patrones que ya no funcionan. ¿Cómo puedo ser más efectivo en las reuniones, incluso las virtuales? ¿Se puede resolver con un correo? ¿De qué manera se puede dar seguimiento a los procesos académicos y administrativos, sin ser invasivo o apropiarse del horario o de la intimidad de cada profesor o estudiantado, en su hogar?  ¿Qué protocolo se debe implementar para promover respuestas expeditas o el debido seguimiento a asuntos de pares o de empleados supervisados, en vez del silencio o la costumbre de no responder correos electrónicos, ante la excusa frívola de exceso de trabajo? ¿Cómo podríamos mejorar el diálogo con el estudiantado, desde una mirada renovada? ¿Qué tal si comenzamos a contemplarlos desde el prisma de futuros colegas o profesionales en formación? ¿Cómo cambia el matiz si cambiamos el paradigma arcaico del poder, de la subordinación o de la noción de “expertos”, de esos que pretenden nutrir a “tablillas sin inscribir” o “mentes en blanco”? No subestimemos al estudiantado que ha sobrevivido a tantos peldaños. Tampoco provoquemos el desgaste emocional del profesorado.

            Entre decisiones inesperadas en los próximos meses, aires de despidos masivos que ya están ocurriendo, retiros en masa en ebullición y estudiantes que considerarán seriamente el éxodo por la pandemia y sus consecuencias, también puede coexistir, en la misma atmósfera de la academia, una serie de alternativas para garantizar la presencia de profesores comprometidos con la nueva educación y estudiantes que quieran continuar la batalla en su país. Le tocará a los presidentes y directivos de cada institución el poder incentivar a aquellos miembros del profesorado que siguen permitiendo el flujo del conocimiento en plena pandemia, sean denominado como  permanentes, con contrato o sin contrato; de igual manera, deberán demostrar buen ojo clínico y madera para erradicar todo aquello que se convierta en agente de obstaculización para la educación y que se haya perpetuado por años, sea por razones políticas, tratos preferenciales, subjetividades o miedo infundado.

            Año cero, nuevas oportunidades para enmendar los errores crasos. Seguimos observando.

Artículos Relacionados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

Nimia Vicéns: Corazón de la patria con semillas silvestres en sus versos

Literatura | Nimia Vicéns forma parte de una generación de escritores puertorriqueños que usaron las palabras poetas para trascender con hondura desde nuestra identidad y afirmarnos como puertorriqueños, escribe Elsa Tió. 

Programas del ICP continúan ofreciendo servicios de manera virtual

Comunidad | Los programas de Patrimonio Histórico Edificado y el de Arqueología y Etnohistoria del Instituto de Cultura Puertorriqueña continúan ofreciendo servicios a la ciudadanía de manera virtual

Maneras de investigar la historia de su hogar

Comunidad | Lea aquí varias sugerencias de maneras para descubrir la historia detrás de su hogar.

Entre ondas radiales y pinceladas: la persistencia de Celestino Ortiz

Personalidades | Desde muy pequeño el artista plástico Celestino ‘Junior’ Ortiz dio rienda suelta a su creatividad artística; en la escuela era el artista, el DJ y el maestro de ceremonias.

MAP permanecerá cerrado por dos años para llevar a cabo obras de rehabilitación

Arte | El Museo de Arte de Ponce continuará reforzando su contenido digital y llevando a cabo esfuerzos continuos de alcance comunitario.