Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos
Imagen: Marisol Calero (Cortesía Fundación Nacional para la Cultura Popular)

Dr. Ariel Orama López

Psicólogo, académico, cineasta independiente y actor

“Puerto Rico es cuna de grandes talentos”, susurra desde el eco de su voz, que contagia. Desde una conversación surreal por “Zoom”, con una promesa de compartirle el cortometraje ONE y un junte presencial post-Covid19, me despedí esperanzado. Transcurrieron semanas de política, confinamiento y aperturas abruptas: luego, ocurrió lo impensable. Múltiples intervenciones de Dios, a través de manos médicas, se convirtieron en la cotidianidad de Marisol. Yo sé que lo saben: ellos tienen, entre sus falanges, a un ángel del arte escénico y de la interpretación. Porque Marisol, más allá de ser actriz -humanitaria, amiga, hermana- es una voz consumada. Su técnica, proveniente de la Maestra de Maestras, Rina de Toledo -y también desde lo Alto en herencia-, hace que “Génesis” suene fácil, incluso en las pinceladas más agudas de su voz.


Anuncio


Recién pude ver sus videos, como el que recuerda a una amiga de antaño, pero desde esa novedad típica del encuentro tiempo-espacio que nunca ocurrió: su pasión me recuerda a Lissette o a Ednita -una de sus más queridas amigas-, en la flor efervescente de su juventud. Estoy seguro que en el OTI todos redescubrieron lo que significaba “Ser Mujer”. ¡Cuánto me hubiese gustado conocerla en esa época de glorias inmensas, de variadas facetas a flor de piel y de espectros noveles de luz!

No me puedo quejar: me tocó conocer sus más recientes carcajadas, su energía, su entusiasmo convertido en sustancia, pues su resplandor sigue intacto: incluso, pude abrazar su energía por una camarita de “Zoom”. Pude recibir su verdadera esencia, de arte puro, de humildad que no se dramatiza, ni se finge: yo sé que Braulio Castillo -su amigo inseparable- puede dar fe de su amada “Duende Sol”.

“Toc, toc”, “El Milagro de la Tortilla” y “Mamma Mía!” tuvieron el ingrediente mágico de la histrionisa de cabellos de Sol. Sea para levantar un país con actos humanitarios junto a Olga Tañón, en medio del Huracán, o para instar a que vieran las obras de su hijo adoptivo en el arte, Ektor, allí estaba Marisol. Y sigue estando, pues sigue uniendo a todo un país, separado por mascarillas y gel de alcohol. Las alas inmensas de su eterna compañera de vida, Ivonne Class, el beso metafórico de cada día de Braulio y todo el amor de una producción, le acompañan: no estás sola, ni en las peores penumbras: el salmo 91 -diecinueve al revés, hoy tan nombrado, gran coincidencia divina- te resguarda. También las paradojas del Cielo tienen grandes aciertos y recompensas. Ya las verás.


Contribución a periodistas independientes


Y así, con un cartel que vociferaba “Sentido de Humor” de parte de Chucho, una canción dedicada a Dios desde la voz de Hermes (y al unísono con su padre en el Cielo) Croatto y una sublime declamación, casi a lo Julia de Burgos, de la inigualable amiga Cordelia, se asomaron los laudes -o alabanzas de hermandad- para la antesala de su cumpleaños: de forma contundente, un séquito de artistas -y ángeles- se ha expresado, en su proceso de recuperación. Y es que Puerto Rico hoy reafirma lo que representa Marisol, para nuestra Isla. Siempre lo supo: por eso, hoy se desborda en oraciones y amor.

Me despido emocionado por su tributo a las vidas perdidas en el “Pulse”. Pronto te tendremos “en casa”, nueva amiga y Maestra. Esa será la mejor Movida de Dios.

Así es, Marisol. “Será el amor”.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios

Traductor
Próximos Eventos
octubre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes