Capitán de la comedia y del bienestar infantil: La memorable vida artística de Tío Nobel

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos

Por El Adoquín Times

Recordar a Nobel Vega, mejor conocido en la época de los 80 como “Tío Nobel” es remontarse a una infancia inocente, llena de alegría, risas y obediencia a personajes que, a través de la televisión, no solo entretenían, sino también educaban a los niños. Tío Nobel era uno de ellos, pues, su aparición en Telemundo ha sido cariñosamente recordada en la actualidad por la sociedad puertorriqueña.

Sin embargo, la experiencia artística de Nobel Vega data de antes de su llegada a la televisión infantil. Para 1954, cuando apenas se iniciaba la televisión en Puerto Rico, este actor tenía destacada trayectoria como comediante en Cuba. No es para menos, si su chispa y naturalidad resplandecían en las pantallas.

El nacimiento de “Tío Nobel”

La llegada de Nobel a Puerto Rico, data alrededor de los años 60. Su participación en telenovelas fueron uno de sus primeros pasos en este país, con su papel en Conciencia Culpable. Además, dio vida al Payaso Bozo, televisado por Wapa Televisión.


Anuncio


Es posteriormente, con su llegada a Telemundo, cuando Nobel Vega se transforma en el querido y recordado Tío Nobel. Un capitán con chaqueta roja, pantalón blanco y gorra de marinero que le aportaba un muy particular estilo. Pero, además, por lo que muchos recordarán a este insigne personaje, es seguramente por su dedicación en cada programa.

A través de sus chistes y cientos de habilidades, tío Nobel, guardaba la intención de fomentar el desarrollo cognitivo en cada uno de los segmentos. Y con la naturalidad y desenvolvimiento de su personaje, esto lo hacía sin mucho esfuerzo.

Desde motivación, autoestima, hasta bienestar infantil, cada fase del programa podía educar y alentar a la población infantil en diversos aspectos. Nutriendo a los más pequeños de la época con la dosis justa de fantasía, buenos hábitos e inteligencia.

Esta gran combinación fue precisamente lo que le aportó valor en la memoria y el sentimiento de los puertorriqueños a Tío Nobel. Entre su popular tocadiscos con aguja invisible y el libro de oro, como recompensa a la persistencia y empeño en la búsqueda de la excelencia, marcó una diferencia no solo en los niños, sino también en los padres que veían una transformación en la conducta de sus hijos, gracias a las instrucciones de este tío de la televisión.


Contribución a periodistas independientes


La trayectoria de tío Nobel, no solo representa un sinónimo de amor y dedicación, sino también de humildad. Pues más allá de su personaje, Nobel Vega era genuinamente espontáneo, gracioso y alegre. Lo que cabía justo dentro de la descripción del Tío Nobel, que, posiblemente muchos niños de los 70 y 80 darían de este personaje particular.

Como muestra de ello, pese a los años transcurridos Tío Nobel, no se retira de los gratos recuerdos de los puertorriqueños, que aún conservan en su sentimentalismo, una memoria de este personaje que formó parte importante de su formación.

Nobel Vega, continuará siendo recordado como ícono de la televisión infantil y dueño absoluto de la página principal en el libro de oro de las memorias puertorriqueñas.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
agosto 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes