Opinión: Destino turistificado

Opinión
Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos

Opinión: Destino turistificado.

La ciudad es la expresión más completa y compleja de una cultura. En ella se encuentran la vida, la forma de expresar el diario vivir, la economía, la actividad comercial, social y política, en suma, la cultura. Y en ella están las expresiones que nos definen y con las que mostramos lo mejor de lo que somos sin eludir los aspectos negativos. Lo que somos lo percibimos en LA CIUDAD. Es nuestra. Y es así porque todos hemos tenido una participación en la definición de sus perfiles, tanto los residentes como los que la visitamos o trabajamos en ella.

Somos todos, los puertorriqueños, los que hemos dado un peculiar carácter a la cinco veces centenaria ciudad de San Juan. Y está ahí por la voluntad de persistencia y sentido histórico que el Instituto de Cultura Puertorriqueña, con la visión de Ricardo Alegría y el endoso del gobernador Luis Muñoz Marín lograron. Sin la acción ejecutiva y la legislativa San Juan sería hoy ‘Little Manhattan’. Un amasijo de cemento sin interés ni personalidad propia que a nadie se le ocurriría visitar. ¿Conocen a algún turista que viene para disfrutar de las vistas de Country Club o conocer la avenida Piñero?

Pero también es cierto que la ciudad persiste y resiste porque los puertorriqueños sienten aprecio y manifiestan orgullo por el patrimonio que define el Viejo San Juan. Y esta estima no se da un vacío. La restauración de los edificios históricos, tanto los que representan la vida civil como la religiosa, el rescate de los espacios para disfrute de la ciudadanía como la restauración y recuperación del barrio de Ballajá y sus tres edificios emblemáticos, así como el Paseo de la Princesa, han contribuido a la revitalización y a crear un sentido de pertenencia que es la mayor defensa a su integridad. San Juan es único, es la joya de la corona, y así lo siente la mayoría de los puertorriqueños.

Pero San Juan está nuevamente en grave peligro. Y ese peligro nace de la ignorancia, pero sobre todo del deseo de lucro. Nace de los que solo ven beneficios en dólares en el casco sanjuanero. Los que dejan degradar y deteriorar los históricos edificios públicos para decir que no se pueden restaurar porque estamos en crisis económica, excusa empleada para entregar el patrimonio arquitectónico por pingües dólares a desarrolladores e inversionistas de aquí y de allá;  de los que tienen la obligación ministerial de reabrir los museos y no lo hacen; además los que gobiernan y a escondidas acuerdan contratos de cesión y alquiler para uso de hospederías sin importar el efecto adverso que puede tener; los que pretenden desalojar de sus edificios históricos a oficinas culturales de gobierno para hacer hoteles ‘boutique’.


Anuncio


Se argumenta que esta es la tónica de los tiempos, que son tendencias imparables y constituyentes de una nueva forma de vida. Que son prácticas internacionales que ocurren en muchas ciudades. Es cierto. Por eso es que Venecia prohibió la navegación de los cruceros en el Gran Canal; la visita a La Última Cena de Leonardo está limitada a 25 personas durante 20 minutos; Barcelona ha decretado la suspensión preventiva de licencias para los alquileres de corta duración para «poner límites a la especulación.» Claro que es una tendencia generalizada, mundial, como es la corrupción, el blanqueo de dinero y la degradación de la vida política.

Pero también es cierto que la ciudad es de y para los ciudadanos. Son ellos los que la hicieron, le imprimieron un carácter particular, la moldearon respondiendo a sus inquietudes y forma de vivir. Y son ellos los que, conociéndola, evitarán su degradación. Ninguna ciudad se construye o está pensada para “el otro”. El otro está invitado a participar, compartir y disfrutar, a conocer la cultura, las gentes y sus expresiones más genuinas. Pero paso a paso nos están transformando en un destino TURISTIFICADO, vacío y superficial, que tiene como última finalidad: PUERTO RICO SIN PUERTORRIQUEÑOS.

continuará

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

4 comentarios en “Opinión: Destino turistificado”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
agosto 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes