El Placer de Cenar en Familia

Por: Andrea Yambot Lugo

El Adoquín Times

Recientemente celebramos el día nacional de cenar en familia.  Querido lector, ¿te sentaste a la mesa junto a los tuyos? Esta campaña nos llena de nostalgia y evocamos aquellas costumbres de nuestra niñez, que aunque algo rígidas, nos enseñaba el valor de pertenecer a un clan familiar.  Esos valores y costumbres de nuestros padres, que tan bien aprendido se han quedado para siempre con nosotros, formando nuestra identidad.  De nuestra niñez recordamos con amor el momento tan sagrado en que todos nos reuniamos alrededor de la mesa a disfrutar de la cena.

Precedido por la oración de agradecimiento y bendición a los alimentos, era indispensable observar buenos modales y parte de ellos era que debiamos comer todo lo que se servia en el plato. De lo contrario se nos privaba el placer de disfrutar el postre.  La sopa, plato indispensable servido diariamente en primer lugar, generalmente no le gustaba mucho a los niños. El acto de rechazo de este plato se castigaba obligando al niño a irse a la cama sin comer de lo demás.  Aunque parezca una crueldad, realmente era la estrategia utilizada para enseñar al niño el valor de la comida.  Pero mamá, a escondidas de papá quien era el que infligía el castigo, llevaba una meriendita al niño para que no se quedara sin comer nada.

Muchas veces aunque no le gustara lo servido, con tal de no ser castigado, comía lo que no apetecía y a fuerza de hacerlo le llegaba a tomar gusto a lo que por tantas veces había rechazado.  Al paso de los años e invadirnos la añoranza por esos tiempos idos, durante el cual hemos sufrido pérdidas familiares, al evocar dulcemente aquellos momentos. ¡Cómo anhelamos dar marcha atrás al tiempo y poder volver a disfrutar del placer de sentarnos a aquella mesa con nuestra familia aunque nos obligen a tomar la sopa!

screenshot_2016-10-11-19-44-15-01

Leave a Reply