El Ballet y los roles de género: una histórica polémica

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos

Por: El Adoquín Times

Durante años recientes, el tema de la equidad de género ha provocado una gran polémica entre grupos conservadores y grupos liberales, en la que visiones tradicionales de lo masculino y lo femenino han sido intensamente debatidas. Diversas profesiones se han encontrado ante esta controversia y las artes no han sido la excepción. El ballet es una de las ramas artísticas en la que se ha intensificado la discusión entre quienes entienden que los roles tradicionales deben ser revisados y hasta eliminados, y aquellos que se resisten a las nuevas definiciones de los roles de género.

En el blog Tutús, zapatillas y estereotipos: un blog sobre los roles de género en el ballet, Melanie Rivera Ramos, estudiante de mercadeo de la Universidad de Puerto Rico, explica que históricamente el ballet ha sido un arte que se ha centrado alrededor de la figura femenina y lo que viene a la mente de la mayoría de las personas es la imagen tradicional de una bailarina: una mujer delgada, con su cabello recogido y toda su indumentaria de la danza clásica.

Hombres Ballet 2.jpg

Esta visión muy generalizada del ballet como una forma puramente femenina no solo ha tenido un impacto negativo en la mujer -como lo han sido casos de desórdenes alimentarios-, sino que el hombre ha sufrido las consecuencias también. Para los más conservadores, la figura masculina representa fortaleza, por lo que la delicadeza y la gracia no son características que tengan espacio dentro de esa definición, las cuales han sido distintivas de cualquier bailarina o bailarín de ballet. Para aquellos más tradicionales, “está mal” que un hombre sea bailarín de ballet, pero está bien que baile rap o salsa, ya que, si muestra delicadeza, rápidamente le cuestionan su masculinidad.

Rivera Ramos explica que los roles de género han estado tan marcados en el ballet desde sus orígenes. El ballet clásico como lo conocemos en la actualidad surge durante el periodo del rey francés Luis XIV. La estética de los bailarines y las bailarinas no ha sido tan grandemente alterada desde entonces. La bailarina sigue mirándose como un ser que debe ser protegido por el bailarín, y las historias de los ballets clásicos, suelen reforzar esa imagen de la mujer frágil que necesita ser rescatada por el hombre. Estos roles que refuerza el ballet representan el contexto social en el que este fue creado, cosa muy común en el arte. Sin embargo, el contexto social ha cambiado, mas el ballet no ha evolucionado con esos cambios.

Anuncio Camino Zapateria Febrero 2018

Según la autora, luego de varias conversaciones con bailarines y lecturas que llevó a cabo: “las mujeres como los hombres reconocen lo estereotipado del ballet… No obstante, el impacto que ese conocimiento tiene sobre ellos varía de acuerdo con sus opiniones… Algunos crean una relación tipo “amor y odio”, mientras que otros deciden aceptar la situación y aprender a amar el arte con todo lo que abarca”.

En el ballet -al igual que otras ramas artísticas y profesionales- ha demostrado cuán lento puede ser su proceso de evolución, pero no se debe perder la esperanza. En el mundo de la danza clásica se ha discriminado por razones raciales y físicas, pero vemos poco a poco cómo han surgido nuevas bailarinas muy talentosas, cuyas características físicas no son las que históricamente y por tradición han sido aceptadas. Y en el caso de los bailarines, igualmente lento el progreso, pero en el mundo contemporáneo se observan grandes cambios, en los que la delicadeza y la sensibilidad son características compatibles con la masculinidad.

Screenshot_2017-04-18-20-55-39-01

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
abril 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes