Historia del Castillo San Felipe del Morro

Artículos Relacionados.

La arquitectura de Henry Klumb en Puerto Rico

Historia | El arquitecto alemán Henry Klumb se mudó a Puerto Rico en febrero de 1944 por recomendación de su colega, el gobernador Rexford Tugwell para dirigir el Comité para Diseño de Obras Públicas de Puerto Rico.

[Fragmento] Al lado de Bahía Urbana quemaban brujas, pero whatever

Historia | Escrito de Andrés Sanfeliú Cruz, El Cayito, sobre un incidente en el que miembros de la Inquisición en Puerto Rico en 1591, sorprendieron a un grupo de esclavos yorubas en las afueras de San Juan celebrando uno de sus rituales.

Lola, un espíritu libre desde su adolescencia 

Historia | Elsa Tió escribe sobre el espíritu rebelde de Lola Rodríguez de Tió que la llevó a cortarse sus trenzas por amor.

Historia del Viejo San Juan: 12 de septiembre de 1519 – documento de descripción y plano de la isleta de San Juan

Historia | En ese día se realizó un reconocimiento físico del islote de San Juan, para producir un plano sobre la concepción geográfica, natural y futura de la nueva villa a fundarse.

Tiempo de lectura 14 minutos

Por: Natalia Sofía Gulick de Torres

El Castillo San Felipe del Morro fue construido en San Juan a principios del siglo XVI bajo la aprobación de la corona española y el apoyo financiero del Virreinato de Nueva España. En ese momento, la mayoría de las ciudades portuarias coloniales del Caribe estaban defendidas por enormes murallas y fortalezas, una muestra de control territorial y fortaleza para cualquier flota naval extranjera. San Juan difería en su austeridad, dados los fondos relativamente pequeños enviados a Puerto Rico desde el Tesoro Mexicano del Virreinato, y como tal el arquitecto del Morro Bautista Antonelli tuvo que idear una solución creativa para las defensas de la ciudad. El impresionante complejo militar del Morro sirvió como centro de entrenamiento, cuartel general de defensa y ciudadela para los 30,000 residentes de la isleta en la cima del Imperio español.

La fortaleza era la joya en la corona de la línea inicial de fortificaciones de los conquistadores españoles alrededor de la isleta de San Juan, tanto de los indígenas taínos como de otros países europeos interesados en establecer puestos de avanzada esenciales en el Caribe. Además, San Juan como ciudad estaba repleta de cuarteles, centros de entrenamiento, hospitales y otra infraestructura, lo que evidenciaba que debía ser utilizada como una ciudad militar en lugar de un puerto o centro de comercio clave. Fue esta presencia constante, agresiva y militarista por parte de los españoles lo que nunca permitió a las comunidades indígenas defenderse, sin mencionar sus armas primitivas en comparación con las armas europeas, y evitó que otros países capturaran el territorio para sus propios imperios.

Mientras El Morro fue utilizado por las Fuerzas Armadas españolas durante trescientos años como parte de un elaborado sistema de defensa de varias capas, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos lo asumieron a raíz de la Guerra Hispanoamericana de 1898. El Registro Nacional de Lugares Históricos de los Estados Unidos, en el cual el Castillo San Felipe del Morro es reconocido formalmente como un monumento, afirma: «Esta increíble amalgama de artefactos defensivos es el resultado de cuatro siglos de capas de ideas defensivas y planes maestros». A través de un análisis de la historia que rodea a esta fortaleza, como los períodos clave de construcción durante la era española de expansión y las principales batallas lanzadas contra las defensas de San Juan, es evidente que, al aferrarse a la ciudad capital con tal poder, Puerto Rico y el Caribe nunca fueron capaces de liberarse de un estatus colonial.

The Spanish Main 1492-1800 Rene Chartrand, illustrated Donato Spedaliere
«The Spanish Main 1492-1800» Ilustración por Rene Chartrand

El Imperio español, que comenzó después del matrimonio de Fernando II del Reino de Aragón e Isabel I de Castilla, se expandió por toda América Latina por casi pura suerte. El explorador Cristóbal Colón había implorado recientemente a la corona portuguesa para financiar sus viajes al Nuevo Mundo, pero fue rechazado por ser inviable. Después de acercarse sin éxito a varios reinos italianos y británicos, se dirigió a la Corte Real de España. En este momento, España acababa de terminar su masiva Reconquista, donde lucharon contra el Reino de Granada para obtener el control de la mayoría de la Península Ibérica.

En un esfuerzo por ganar influencia política y poder para su naciente regencia, el rey Fernando II y la reina Isabel I aprobaron la novedosa solicitud de Colón de embarcarse en este largo y arduo viaje. Colón zarpó de Cádiz el 24 de septiembre de 1493 en su segundo intento por el Nuevo Mundo: había aterrizado previamente en las islas de Cuba y La Española. Acompañado por más de mil conquistadores y diecisiete barcos, Colón desembarcó en Puerto Rico el 19 de noviembre, dos meses después. En este viaje, se encontró con la mayoría de las islas antillanas y las reclamó a todas para la corona española, estableciendo un anillo de defensa en las Américas aún inexploradas.


Contribución a periodistas independientes


Las Cortes del Reino de Aragón y Castilla controlaban la mayoría de los territorios ricos del Nuevo Mundo, extrayendo oro de Santo Domingo y México, así como materias primas de Colombia y Perú, pero se esforzaron por encontrar un método coherente de defensa a lo largo de su red comercial. El emergente Imperio español era reacio a gastar fondos significativos en fortificaciones construidas, ya que actualmente estaban en paz con sus países vecinos, y en su lugar implementó un sistema de convoyes fortalecido a principios del siglo XVI llamado la Armada de Barlovento, diseñado por el principal estratega naval Pedro Menéndez de Avilés, que defendió los principales puertos del Caribe y las Islas Scilly en Europa para cazar naves corsarias.

Después de que una guerra con Inglaterra condujo a la breve captura de los territorios de Santo Domingo y Cartagena por el almirante británico Francis Drake, los españoles pronto se dieron cuenta de que sus puestos de avanzada territoriales no estarían vigilados de forma segura simplemente por convoyes militares y flotillas en esta zona de intensa confrontación y conflicto, y al fin decidió establecer fortificaciones permanentes para defender sus riquezas.

Durante los siglos XVIII y XIX, la ciudad de San Juan se expandió masivamente como un puerto español en las Antillas Mayores, principalmente como un punto de parada para las flotas que viajan hacia y desde los ricos territorios del sur como Colombia y Perú. El método colonial de establecer varios puestos de avanzada comerciales condujo a una importante generación de capital y a rutas comerciales simplificadas.

A medida que el transporte naval entre los poderes rectores europeos y sus puestos coloniales se convirtió en un esfuerzo arriesgado, fue crucial que el Imperio español creara una red de fortificaciones en todos sus territorios latinoamericanos para proteger sus intereses comerciales de sus competidores europeos y de los nativos que intentaron defender sus hogares contra las fuerzas invasoras.

Las defensas españolas en América Latina eran novedosas en el sentido de que, en lugar de ubicarse en colinas o en el medio de ríos como ciudades europeas, lo que las hacía fácilmente defendibles contra enemigos y escaramuzas, estas avanzadas y ciudades militares se establecieron frente a cuerpos abiertos de agua. Esto se debió a las mejoras en la tecnología de artillería, especialmente el cañón. Con cañones giratorios establecidos en las cimas de las fortificaciones y puestos de guardia armados con estos equipos y lentes, los conquistadores que ocupaban estos territorios podrían protegerse a sí mismos y a su riqueza cosechada de los países europeos, piratas del Caribe y tribus indígenas.

Las Cortes de Aragón y Castilla entendieron que Puerto Rico era una isla clave en su cadena antillana dada su proximidad a la ruta comercial central, y aunque nunca sería cosechada por sus productos como la cercana Santo Domingo en la Española, serviría como una de las defensas centrales más vigorosas de España en el Nuevo Mundo. Entre 1729 y 1799, más del 65 porciento de las transferencias financieras (216,66 millones de pesos) del Virreinato de regreso a España pasaron por el Puerto de San Juan, donde casi una cuarta parte de todas las llegadas registradas desde 1551-1600 fueron convoyes militares para el transporte de mercancías.

El conquistador Juan Ponce de León fue elegido el primer gobernador de Puerto Rico en reconocimiento a su servicio como teniente en las expediciones de Colón. Originalmente estableciendo una colonia en Caparra, ahora Guaynabo, la Corona Real ordenó a Ponce de León y a los residentes coloniales que trasladaran la colonia a la Isleta de San Juan en septiembre de 1519 dada la ubicación ideal del afloramiento rocoso que domina la bahía. Este cambio de lugar se produjo por sugerencia del enviado Rodrigo de Figueroa y los Padres Jerónimos, los monjes cristianos responsables de los asentamientos en el Virreinato.

Aunque Caparra estaba cerca de las pocas minas de oro ubicadas en la isla, no era fácilmente accesible para los barcos comerciales – los comerciantes tuvieron que desembarcar y atravesar caminos difíciles de manejar para llevar sus productos a tierra – y demasiado cerca de las tribus nativas que a menudo intentaban lanzar ataques contra los invasores españoles. La isleta estaba rodeada de agua, con el Océano Atlántico al norte, la Bahía de San Juan al oeste y la Laguna del Condado al este, emergiendo del agua a alturas que van desde cuarenta a noventa pies. Una delgada franja de tierra conectaba la isleta con tierra firme, que era difícil de atravesar y fácilmente defendible.


Anuncio

ARTE CAMPECHADA SIN FECHA CON #CEE(1)


Puerto Rico fue reconocido como la «última frontera imperial entre las Antillas Mayores y Menores». España entendió la necesidad de defender su ubicación estratégica en el Caribe y comenzó a financiar sus fortificaciones defensivas. El monarca español Carlos I autorizó múltiples etapas de construcción, comenzando con La Fortaleza de Santa Catalina y Fortín San Jerónimo del Boquerón. Construidas en 1533 y 1539 respectivamente, estas primeras estructuras militares defensivas fueron construidas por las Fuerzas Armadas españolas con la intención de defender la ciudad emergente contra los ataques de las tribus nativas y otros colonizadores europeos en la región antillana. Los conquistadores eliminaron efectivamente a la mayoría de la población indígena en el siglo XVI a través de genocidios masivos provocados por guerra y enfermedad. El establecimiento de una posición fortificada en la capital para defender su territorio conquistado aseguró la caída completa de los habitantes originales de la isla.

La Real Casa de la Moneda de España pagó por la continua expansión del sistema de fortificación territorial a través del Tesoro Mexicano del Virreinato, con un fondo anual de más de 11,000 pesos. Sin embargo, mientras estas primeras estructuras mantuvieron a raya con éxito las armas primitivas de las tribus indígenas, el gobernador designado por los españoles Antonio de la Gama fue considerado responsable de los errores de las fortificaciones originales. La Fortaleza y San Jerónimo estaban desarmados y mal colocados en la parte trasera de la bahía. Aunque fueron construidos con piedra gruesa y capaces de albergar municiones y refuerzos del ejército, no eran rivales para los ataques navales armados de los soldados ingleses y holandeses a finales de la década de 1530. Los españoles fueron capaces de recuperar su territorio colonial a través del asedio y contraataques, y se dieron cuenta de que las principales defensas tenían que trasladarse a la cima del afloramiento frente al océano y la bahía.

Después de que las autoridades españolas recibieron la noticia de los ataques semi exitosos de otras potencias europeas, se hizo evidente que la Corona tendría que financiar un sistema de fortificación adecuado para defender sus intereses caribeños. Los residentes y comisionados que vivían en Puerto Rico también expresaron sus preocupaciones al gobierno español, enviando peticiones a los consejos de Madrid para obtener ayuda real. El Rey Felipe II, hijo y sucesor del Rey Carlos I, recurrió a uno de los arquitectos cruciales de la expansión colonial para resolver el problema de las estructuras defensivas de San Juan.

Nacido en Italia, el arquitecto Bautista Antonelli fue responsable de la construcción de sistemas de drenaje y fortificaciones en toda la nación española con su hermano, Juan. La Corte Real de España envió a los Antonellis al Virreinato de Nueva España a fines del siglo XVI para examinar los puertos existentes y analizar sus debilidades. Bautista Antonelli mostró una notable habilidad para aprovechar las características naturales existentes de las avanzadas españolas para minimizar las intervenciones de construcción y el gasto de fondos. Inspirado por su visita y la mejora de las fortificaciones en Cartagena de Indias, viajó a Puerto Rico con su ayudante Mariscal Juan de Tejeda por la Real Orden del Imperio Español en noviembre de 1588 para diseñar la fortificación definitiva para la fortaleza militar caribeña de San Juan.

Los arquitectos fueron acompañados en su viaje transatlántico por canteros, artesanos, materiales de construcción y herramientas que fueron comprados por la Corona a través de los cofres del Virreinato de Nueva España, con sede en México. Además de los materiales comprados por adelantado, el Virreinato prometió casi 14,000 pesos de 1597 a 1601, una adición al fondo anual de más de 11,000 pesos para los muros de defensa general que rodean la isleta, para realizar este esfuerzo masivo. Antonelli y de Tejeda llegaron al Puerto de San Juan en 1589 y se enteraron de que el gobernador Licenciado Diego de Caraza había pasado los últimos dos años realizando un estudio de las fortificaciones existentes de San Juan y los cuerpos de agua circundantes. El predecesor del licenciado, Diego Ramos de Orozco, había iniciado las murallas de la ciudad con una pequeña batería en la punta de la isla, pero era rudimentario comparado con la Fortaleza y San Jerónimo.

De Caraza señaló que, aunque las defensas mencionadas pudieron evitar un ataque continental de los nativos arawaks, caribes y taínos – la mayoría de los cuales habían sido eliminados por el genocidio cometido por los conquistadores – y los atrincheramientos de El Boquerón enfrentaron amenazas hacia el este, la estructura pequeña en la punta de la isleta sería incapaz de detener un ataque naval frontal, que es lo que ocurrió en las breves batallas con las fuerzas británicas y holandesas.

Tras este análisis crucial, el diseño y la construcción inicial del Castillo San Felipe del Morro comenzó en marzo de 1589. Los trabajadores españoles que ocupaban puestos de trabajo especializados se les pagaban por su labor, al igual que los conquistadores que proporcionaban trabajo organizado y jerárquico, pero la estructura final fue construida principalmente por esclavos nativos y africanos. Como es el caso de muchas estructuras coloniales globales, la arquitectura del poder y el control en los territorios españoles del Nuevo Mundo fue construida por las poblaciones indígenas que los invasores habían conquistado y capturado.

El campus de El Morro, construido en siete acres, está compuesto por ocho niveles de murallas y baterías, con arreglos interiores adecuados para actividades militares y cívicas. Comenzando desde el fondo, uno encuentra la batería flotante ubicada a dieciséis pies sobre el nivel del mar, donde los cañones apuntarían a la porción más baja de las flotas navales que se acercan a la fortaleza. Cada de los siete niveles restantes miden aproximadamente dieciséis pies de altura, con murallas repletas de cañones y habitaciones interiores fuertemente vigiladas para cuarteles, calabozos, cisternas, almacenamiento y capillas.

The Principal Harbor in the Island of Porto Rico 1794 British Survey.
«The Principal Harbor in the Island of Porto Rico» (1794 British Survey)

Al acercarse por tierra, uno cruzaría la totalidad del Campo del Morro para llegar a la entrada masiva, un puente levadizo de estilo toscano sobre un foso seco. El campo abierto con un eje central de navegación permitió a los soldados colocados en El Morro ver las amenazas entrantes, y ocultó túneles subterráneos para un esfuerzo de defensa de último recurso. Después de cruzar esta zanja masiva, el próximo espacio de llegada sería la Plaza de Armas, una plaza central para ejercicios militares y reunión comunitaria. Dado el propósito militar de El Morro, se puede acceder a la mayoría de los niveles a través de rampas y escaleras para máxima eficiencia y velocidad.

Aunque estos elementos son típicos de las fortificaciones militares en toda Europa y sus territorios, Bautista Antonelli estableció la implementación de muros bastionados que son parte de lo que hace que El Morro sea tan exitoso como el componente clave del sistema de defensa de San Juan. Sus paredes inclinadas de arenisca permitieron que los soldados en las murallas pudieran mirar hacia abajo sin ningún punto ciego en la base. El diseño de Antonelli para El Morro permitió un plan de formación estelar, donde los cañones y los soldados armados tendrían la capacidad de disparar en todos ángulos contra un ataque. La simplicidad de su diseño se sumó a la ferocidad de la fortaleza también, permitiendo que los fondos se gasten exclusivamente en un compuesto sistemático y riguroso a prueba de fallas.

Una vez que se completó toda la fortaleza, a 140 pies sobre el nivel del mar, la Corona española tuvo a su disposición una base de defensa impenetrable en la región antillana del Caribe, que comenzaba a convertirse en el hogar de varias naciones europeas competidoras. Era claro que la ingeniería militar española permitiría al poder colonial mantener su control sobre la región. Pero la isleta de San Juan no sería una exhibición tan formidable de control colonial sin los sistemas auxiliares que sirvieron para apoyar al Castillo San Felipe del Morro en caso de una tomadura.

Mientras que El Morro era el campo de entrenamiento principal de las Fuerzas Armadas españolas colocadas en Puerto Rico y el principal sistema de defensa contra la guerra naval, San Juan como ciudad estaba rodeada por un círculo de muros defensivos y varios fortines secundarios e infraestructura relacionada. Los holandeses pudieron conquistar San Juan por un corto período de tiempo en 1625, y mientras que los españoles los expulsaron de la ciudad en solo unos meses, el núcleo urbano de la ciudad pronto se actualizó. El gobierno puertorriqueño recibió casi medio millón de pesos hasta fines del siglo XVII del Tesoro del Virreinato localizado en México para realizar mejoras en los muros de la ciudad existentes y construir nuevos edificios defensivos.

Basándose en los planes originales de Antonelli para un sistema holístico de defensa, paredes de arenisca abaluartados de veinte a cincuenta pies de grosor y veinte a sesenta pies de altura con garitas armadas conectaron El Morro con el nuevo Castillo San Cristóbal 10,000 pies al norte y con La Fortaleza 2,550 pies al sur. Cada lado protegía las puertas de la ciudad, con bases claramente visibles para los soldados debido a las paredes inclinadas insistidas por el arquitecto italiano.

San Cristóbal fue diseñado para ser un sistema de apoyo para El Morro en caso de que fuera abrumado por fuerzas terrestres, ya que estaba ubicado hacia el interior entre el núcleo urbano de San Juan y los fosos y las defensas individuales de Puerta de Tierra. Castillo San Felipe del Morro también fue ayudado por el Fortín San Juan de la Cruz en el lado opuesto de la Bahía de San Juan, que dispararía a corta distancia mientras El Morro sobresalía en tiros a larga distancia para defenderse desde lejos. Este fuego cruzado detuvo cualquier amenaza naval, mientras los muros de defensa y las fortificaciones secundarias inhibieron la incursión de cualquier ataque terrestre desde el sur durante este período concentrado de expansión colonial europea.

El Castillo San Felipe del Morro fue un instrumento efectivo en el control colonial de Puerto Rico y el Caribe por parte de España hasta que los Estados Unidos tomó la isla después de la Guerra Hispanoamericana en 1898. Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos convirtieron El Morro en Fort Brooke en 1943, y en 1949 treinta y seis acres del campus de El Morro fueron transferidos del Departamento del Ejército al Departamento del Interior para establecer un Sitio Histórico.

En los quinientos años de historia en la isleta de San Juan, esta muestra impresiva de conquista territorial se convirtió en una herramienta de opresión y represión española, impactando negativamente la vida de las tribus indígenas del Caribe y deteniendo cualquier posibilidad de represalias. Utilizando El Morro como centro de entrenamiento y base militar, las fuerzas españolas pudieron desplegarse en toda la isla y el Caribe antillano, así como las propiedades del Virreinato de Nueva España. En los tumultuosos meses de la Guerra Hispanoamericana, la estructura resistió la fuerza notable de la Armada de los Estados Unidos debido a sus sistemas de defensa como muros abaluartados, murallas de varios niveles, cañones giratorios, y sistemas de apoyo secundarios.

El Registro Nacional de Lugares Históricos resume la historia del Morro perfectamente, diciendo que «tomó trescientos setenta años, desde 1533 hasta 1897, cuando se hicieron las últimas incorporaciones importantes al sistema defensivo, en crear una máquina de guerra que permitiera al núcleo urbano defenderse y el Imperio español de peligros reales e imaginarios. Desde flechas nativas hasta proyectiles disparados desde buques de guerra que enarbolan la bandera de los Estados Unidos, por siglos el objetivo principal de las defensas urbanas fue realizar el sueño de un hemisferio controlado por España».

Artículos Relacionados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

El Nodo, Ponce recibe nueva colección de arte en apoyo al desarrollo empresarial

El propósito de la colección es asegurar la permanencia de la organización y perpetuar su misión de desarrollar la capacidad empresarial en el sur de Puerto Rico.

Se forma bohemia “Jangueo Musical”

Música | Se documentará la divertida velada para el disfrute del público, luego cada semana transmitirán segmentos del Jangueo Musical, en una serie de cuatro episodios.

Abriertas las tiendas del ICP en San Juan y Utuado

Comercio | La Tienda Cultural en el Viejo San Juan estará abierta de martes a sábado de 10:00am a 5:00pm.  Los interesados en realizar órdenes o consultas deben llamar previamente al (787)721-5105 o escribir al correo electrónico libreria@icp.pr.gov.

Este sábado observación virtual de Marte libre de costo

Astronomía | La actividad, la cual será libre de costo, se llevará a cabo en conjunto a un "Astro Webinar" educativo a través del portal de Facebook de la organización: facebook.com/saprinc.

Inaugura la exposición FOTOTAXIAS en Recinto Cerra en Santurce

Arte | La fototáxia es un término científico para describir como los insectos son atraídos por la luz, cosa que naturalmente sucede con la luz de la luna o las estrellas.