La lengua y el baile: su poderoso vínculo con las artes

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 5 minutos

Por Elsa Tió

Un poeta juega con la musicalidad de las palabras, como el bailarín deja fluir su cuerpo y juega al compás del ritmo, se marcan marca mutuamente.

 

Hablo como poeta enamorada de mi lengua porque sé del poder transformador que tiene la lengua, en época de crisis. Lo sé, porque lo he visto en mis talleres de poesía que ofrecí, hasta la pandemia las privadas de libertad en la cárcel de mujeres de Bayamón. Sabemos que ante cualquier crisis la cultura es una especie de infraestructura del espíritu que nos conecta con fuerzas insospechadas. Desde ella trascendemos y evolucionamos.

 

Como poeta, voy a privilegiar la lengua porque tiene unos vínculos con todas las artes muy poderosa.  Y parto de una verdad: el empobrecimiento del lenguaje está estrechamente vinculado con el empobrecimiento de la cultura y de las artes. La relación arte-lenguaje es tan estrecha que de la pérdida del dominio del lenguaje impacta las artes, la literatura, la ciencia, la economía, y el humor, y a Puerto Rico porque como País, nos empobrece tanto espiritual como económicamente.

 

Porque el dominio del español trasciende todas las esferas de la vida humana en la formación de los estudiantes, de los artistas, bailarines, poetas, como de futuros profesionales, del ciudadano en general.  Estamos hechos de palabras, son ellas las que nos forman, porque el lenguaje y por tanto la poesía está en todas partes. El tiempo es lenguaje; el espacio, la naturaleza y el baile también son lenguaje. El lenguaje es lo que nos permite adueñarnos del mundo, poetizarlo, interpretarlo y recrearlo, para a expresar emociones, ideas y sentimientos y desde el también, bailar, cantar, crear, amar, luchar.  

 


Anuncio


Es el lenguaje, la poesía y la literatura, la que han inspirado grandes composiciones musicales para bailes, danzas, óperas y teatro. Y a humoristas y al ingenio poético Y no podemos separar el baile del lenguaje, porque la lengua es tan germinal que también tiene su propio ritmo baila, danza, y nos forma.  Pero un lenguaje empobrecido, nos quita la libertad, al no poder expresar lo que somos, aspiramos a ser y sentimos. De la misma forma un bailarín baila mejor con una composición musical de calidad, porque crece en la música, también los pueblos se crecen en la buena poesía, en su literatura, en su lenguaje. Los poetas aprendemos a oír la música detrás de las palabras, porque un buen poema debe tener música, sino se muere. Y saber oír, sentir su silencio nos sirve para juntar palabras con musicalidad. Eso lo supo hacer Palés Matos que hizo música con “calabó y bambú, bambú y calabó”.

 

Un poeta juega con la musicalidad de las palabras, como el bailarín deja fluir su cuerpo y juega al compás del ritmo, se marcan marca mutuamente. Y si bailar es celebrar la libertad del cuerpo, el lenguaje nos permite la libertad de pensamiento y de imaginación sin el cual el arte perece. El lenguaje afecta el arte y también el desarrollo económico. Son reveladoras las palabras del cantante Ricky Martin cuando hace unos años afirmó que para prevalecer en «La Banda», refiriéndose a un grupo musical latino, es menester hablar bien el español y cito: “Es una pena ver a esos jóvenes de origen hispano, batallando y balbuceando el español, construyendo oraciones de mezcolanza entre inglés y español, que no son ni lo uno ni lo otro”.

 

Oportuno hacer un llamado para fortalecer la enseñanza del español, que es también es una forma de fortalecer la inteligencia y la creatividad de nuestros jóvenes. No dominarla es una forma de esclavizarnos al despojarnos de esa gran riqueza expresiva. Sin ella el cerebro se convierte en una prisión, de nada sirve tener libertad de expresión si careces de lenguaje suficiente para expresarte para decir lo que piensas y sientes. De nada sirve tener talento para bailar sino lo practicas. De nada sirve tener buenas ideas sino las puedes transmitir. Porque no sólo estamos hechos de músculos y huesos, estamos hechos de palabras.


Anuncio


El descuido del lenguaje como el descuido al bailar, le quita entusiasmo, y dignidad tanto al lector como al espectador. No se puede descolonizar a un país quitándole poderes, y el poder de su arte. El lenguaje nos asoma a otro sentido hondo de la realidad y de nosotros mismos. La fuerza creadora de los pueblos está en su lengua. Florece en nuestras canciones, en nuestra poesía, en sus ritmos en las palabras nobles y justas y la lectura y la cultura es una transfusión que vigoriza la imaginación. Y “fuera de la cultura el hombre estalla en el vacío”.

 

La escritora Luisa Etxenike dio en el clavo cuando afirma que «la relación del hombre con el lenguaje es una relación estelar en nuestras vidas el no dominarla, perder la riqueza expresiva en el lenguaje se convierte en una catástrofe personal y social». Etxenike advierte:  «No es lo mismo poseer 1,000 palabras que 40,000, en ningún orden de la vida, por eso creo que hay democracias de 1,000 palabras y democracias de 40,000». Afecta nuestra calidad y capacidad para imaginarnos, para desarrollarnos. Tiene razón cuando piensa que ese achicamiento o enanismo del lenguaje, avanza y afecta negativamente en determinados campos que considera fundamentales, que son el de la cultura, el pensamiento, el arte, la creación intelectual, en fin, en todas las esferas de la vida humana.

   

La lengua es nuestro mayor activo, el oro de nuestra, cultura, baila en nuestra imaginación, y hace que fluya el pensamiento, y es desde nuestra lengua que esta isla se alarga, se transforma en un continente; porque como expresó Salvador Tió: “geográficamente somos una isla, pero culturalmente somos un continente lingüísticamente, formamos parte de una cultura mayor que hablan más de 500 millones de habitantes en varios continentes. Un lenguaje mediocre, produce una cultura mediocre. La lengua es el punto de partida que salen de uno mismo para nuestro propio encuentro con nuestro ser. Sin ella dejamos de ser lo que somos como País. Dime cómo hablas y te diré quién eres.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

1 comentario en “La lengua y el baile: su poderoso vínculo con las artes”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
abril 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes