Himno de Puerto Rico

Himno de Puerto Rico

Sharon Riley continúa el legado de Sylvia Rexach con un nuevo espectáculo

Sharon Riley
Tiempo de lectura: 6 minutos

 

Como parte de las actividades de recordación del centenario de la cantautora Sylvia Rexach (1922-1961), se realizará un espectáculo para celebrar el legado musical de esta leyenda de la música popular puertorriqueña. Encabezado por su hija, la actriz y cantante Sharon Riley, el concierto Un solo corazón se llevará a cabo el domingo 16 de octubre, a las 4:00 p.m., en la Sala Pablo Casals del Centro de Bellas Artes en San Juan. La historia musical recorrerá las distintas etapas de la corta, pero prolífica vida de Sylvia Rexach.

Sharon Riley

Para este espectáculo están invitadas dos figuras emblemáticas de la canción puertorriqueña, Alberto Carrión y Glenn Monroig. Igualmente se presentará en el escenario la agrupación tributo “Las Damiselas de Sylvia”, integrada por Kiani Medina, Giselle Solis y Nancy Millán. Todos serán dirigidos musicalmente por el talentoso pianista Franky Suárez.

Anuncio

Aunque Sylvia Rexach falleció cuando su hija tenía solo 14 años, Sharon Riley mantiene viva las enseñanzas que recibió de su madre y los recuerdos sobre sus primeros pasos en los medios de comunicación. En entrevista con este medio, Riley recuerda: “Son tantas las experiencias, en mis 14 años junto a ella, me formó un gran carácter y enseñanza. Ella me sentaba a hablarme de cosas, sabiendo que le quedaba poco tiempo de vida por un cáncer que tenía; mi madre me decía cosas que en ese momento yo no entendía por qué me las decía, pero más tarde me di cuenta de que me quería preparar para cunado no estuviera”.

Durante el espectáculo, Sharon Riley contará muchas historias y anécdotas de su querida madre. Recuerda esos años cuando a su hogar llegaban grandes estrellas de la época a realizar bohemias. Artistas como Puchi Balseiro, Gilberto Monroig, Tuti Umpierre, entre otros, se reunían en el comedor de su casa a cantar y a recitar poemas de Julia de Burgos. “Había ese momento de arte, donde la gente hacía silencio para escucharte cantar. Yo me crié con eso, en mi casa. Fue una época hermosa”, recordó.

Anuncio




Sharon Riley vivió una niñez rodeada de un ambiente artístico y bohemio. De su madre aprendió mucho y le debe a ella por su carácter y rectitud. Sylvia Rexach le enseñó no solo con palabras, sino con actos. Entre todos los recuerdos que tiene de su madre, hay algunos que se le quedaron grabados para siempre.

“Nosotros vivíamos por donde está el Centro de Bellas Artes, en los altos de la farmacia de mi abuelo, la Farmacia Rexach. Debajo de las escaleras dormía en una caja de cartón un deambulante, a quien la muchachería le decía “Juan Vaca”. Mami no me dejaba que le dijera “Juan Vaca”, me pedía que le dijera Juan. Juan era un deambulante alcoholizado; cuando mami cocinaba, al primero que se le servía la comida era a Juan. Él tenía una lata de KLIM vacía con una cuchara, que yo buscaba y lavaba y Mami le echaba comida. Nos enseñaba no con palabras, sino con acción.  Hay veces que veo a un deambulante y le llevo comida, como que lo adopto”.

 

Sharon Riley
Sharon Riley junto a su madre Sylvia Rexach. Suministrada.

 

Por otra parte, de su madre aprendió a nunca cruzar una línea de piquete. A todas las huelgas de artistas, su mamá la llevaba. En una de estas protestas, su madre le enseño que “jamás le cruzara un piquete a un trabajador”. En una ocasión durante la década del 1980, la presentadora de televisión y productora de eventos en hoteles Judy Gordon la contactó para hacerle una entrevista en el Hotel San Juan, pero ese día en particular, los músicos de la hospedería localizada en Isla Verde estaban realizando una protesta. Ella se comunicó con Gordon para dejarle saber que ella no cruza líneas de piquetes. Y como le enseñó su madre, terminó uniéndose a los músicos del hotel.

Anuncio




Más sobre Sharon Riley…

Criada en la parada 21 de Santurce, Riley comenzó su carrera artística siendo una niña. Desde antes de la llegada de la televisión a Puerto Rico, ya la actriz daba sus primeros pasos en la radio en programas de la época como el conducido por Rafael Quiñones Vidal.  Estando en la escuela elemental, empezó a trabajar en el programa La Taberna India con Ramon Rivero Diplo. En éste, su personaje era el de una niña huérfana a la que “Diplo” se encuentra en la calle dando vueltas y se la lleva a la cafetería de la Taberna India. Su personaje tuvo muy buena acogida entre el público.

Con estudios elementales e intermedio en las escuelas Padre Rufo y Rafael María de Labra en Santurce, Sharon Riley comenzó a trabajar en la televisión en telenovelas. La actriz recuerda que para ese entonces trabajó junto a la hermana de Awilda Carbia, Waleska Carbia.

En 1961, y tras el fallecimiento de su madre Sylvia Rexach, Riley se va a Estados Unidos a estudiar a un internado de su escuela superior. Para ella fue un período difícil, no solo por la partida de su madre, sino por también vivir una experiencia de adaptación en un lugar diferente, con un idioma extraño y el frío de los inviernos. A pesar de que durante ese periodo, venía a Puerto Rico durante los veranos.

Anuncio

Cuando regresó a la Isla, se matriculó en la Universidad de Puerto Rico donde estudió en el Departamento de Drama, en contra de los deseos de su familia que quería que fuera secretaria. La actriz recuerda cuando en una ocasión en el Centro de Estudiantes de la universidad, Dean Zayas le hizo un acercamiento para que estudiara drama y luego formar parte del Teatro del 60.

“Dean fue un mentor mío, un protector que siempre me llevó de la mano. Cuando yo entraba a escena, entraba segura de que no iba a hacer el ridículo. [Dean Zayas] No me dejaba pasar ni una; él era el tipo de director que te guiaba para que no fueras a quedar mal en escena. Dean era muy disciplinado, te decía si una escena no estaba bien. Yo sabía el día del estreno que estaba bien lo que estaba haciendo. No hay nada mejor para un actor que sentirse seguro en escena. Dean me otorgó eso y se lo agradezco en el alma. Todo lo que aprendí fue con él y con Myrna Casas, Hilda Navarra y Maricusa Ornes”.

La época del Teatro Rodante de la Universidad de Puerto Rico fue un momento que grandes actores y actrices de hoy recuerdan con mucho cariño: “El momento que disfrutaba más en la universidad fue con el Teatro Rodante. La UPR llevaba obras preciosas por la Isla, íbamos hasta los topes de las montañas con aquel carromatos que subía hasta allá arriba. La gente salía de sus casas a ver las obras, también lo hacíamos en las plazas públicas de los pueblos. Esa gente nos daba alojamiento, desayunábamos en casa de una familia y almorzábamos en casa de otra. Eso fue espectacular, único. Llevar el teatro a lugares y a personas que ni siquiera podían llegar al teatro de sus pueblos”.

Más detalles sobre el concierto Un solo corazón

En Un solo corazón, acompañarán a Sharon Riley Jaime y Sylvia, los dos únicos nietos de Sylvia Rexach, la recordada voz de clásicos como “Alma adentro”, “Olas y arenas”, “Nave sin rumbo” “Di, corazón”, “Idilio” y “Matiz de amor” y tantas otras. La historia musical partirá del libreto escrito por Roberto Alexander Pérez con la narración de Antonio Fornaris.

Los boletos para esta producción de Yolanda Díaz están a la venta a través de Ticket Center (787-792-5000) y en la boletería de Bellas Artes (787-620-4444).

Anuncio



Deja un comentario

Anuncios

Suscríbase gratis