El Adoquin Times en España: El Tresmonte, la cuna de Manuel Fernández Juncos

Por Beatriz Abarca y Jaime Luis Rúa

El Adoquín Times 

(Tresmonte, Asturias) Por causalidad, descubrimos la pequeña aldea donde nació Manuel Fernández Juncos, singular personaje de la vida puertorriqueña, pero un tanto desconocido en su Asturias natal.

Y decimos que fue por causalidad porque para acceder a la pequeña aldea de Tresmonte, hay que acceder por la denominada Cuevona de Cueves, una magnifica cueva natural de 300 metros de largo por la que discurre una carretera que muere en el pueblo de Cueves, cerca de Ribadesella.

Curiosos por visitar la Cuevona, nos acercamos hasta este enclave y quedamos completamente sorprendidos por el majestuoso y espectacular entorno natural que es la Cuevona. Tras estacionar el automóvil en un aparcamiento que existe justo a la entrada de la Cuevona, caminamos cautelosamente por la poco iluminada carretera vecinal que alberga en su interior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al otro lado, llegamos a la aldea de Cueves que se encuentra pillada en un estrecho prado entre el Río Sella y la Sierra del Moro.  Allí uno encuentra un cartel informativo en el cual se indica las distintas sendas que se pueden atravesar desde Cueves. Una de ellas, conocida como la Ruta de los Molinos, sube hasta la aldea de Tresmonte lugar donde, nos informa el cartel sin más ni menos, “…nació Manuel Fernández Juncos quien emigró a Puerto Rico.”

La Ruta de los Molinos sigue el cauce del Río Sella por un kilómetro y luego se adentra en la Sierra del Moro y comienza un ascenso de mediana dificultad hasta Tresmonte.  Aparte de la belleza natural del entorno, puede que sea de interés para el lector puertorriqueño que, al inicio de la ruta, lo primero que uno se encuentra es una lechonera móvil.

Tomando la presencia de dicha lechonera como buen agüero, continuamos por la senda hasta llegar al Barranco de Ginestral de Castiello y comenzamos a subir.  El barranco corre paralelo a un riachuelo que, en su momento, proveía la fuerza motriz para ocho molinos.  Con una excepción, los molinos ya no se usan y se encuentran en ruinas.  Al igual que los molinos, la senda ha caido en desuso y en varios lugares hay que saltar sobre los troncos de árboles tumbados por los vientos del invierno.

IMG_1377

Al final de una hora de ascenso se llega a la aldea de Tresmonte en la cual, actualmente, habita solamente una familia.  En el centro de un conjunto de 8 o 10 casas casi todas abandonadas, próxima a una fuente comunal y a una pequeña capilla se encuentra una placa conmemorando el hecho de ser el pueblo natal de Fernández Juncos y recitando un fragmento de un recuento escrito porél recordando su emoción al volver a visitar a Tresmonte después de muchos años en Puerto Rico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s