Las Paradas entre el Viejo San Juan y Río Piedras

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por: Milton Rúa de Mauret
El Adoquín Times

Imágenes: McGraw Electric Railway Directory (New York) 1924
 
Todo aquel que ha paseado por Santurce, ha escuchado que algunas secciones de este sector sanjuanero se le conocen por el número de su parada de autobús o guagua. Escuchamos decir que si fueron al cine en la Parada 18, que si fueron a ver una obra de teatro o un concierto sinfónico en la parada 22 o a estudiar en la universidad cerca de la Parada 26. Esa forma de llamar áreas santurcinas, tiene una historia centenaria.

Foto Casa Norberto

En 1878, el gobierno español concedió un permiso para construir y operar una línea de tranvías de vapor entre el Viejo San Juan y el pueblo de Río Piedras por la avenida Ponce de León. En ese momento, no existía un sistema eléctrico, por lo que el trolley funcionaba por medio de vapor. A este sistema se le conoció como el Tranvía de la Capital. En enero de 1901, el San Juan Light and Transit Company reemplazó al tranvía de vapor por un nuevo sistema eléctrico utilizando la misma ruta, y las vías fueron reemplazadas por unas más modernas.

Las paradas a lo largo de la avenida estaban numeradas, desde la parada número 1 en el Viejo San Juan hasta la parada número 40 en Río Piedras. Las paradas numéricas llegaron a ser tan identificadas con las ubicaciones que algunos mapas de calles aún las muestran y se siguen usando hoy día. Actualmente, aunque no hay números reales en las paradas de autobús en Santurce, todos los lugareños se refieren a las áreas a lo largo de la avenida Ponce de León como pertenecientes a una «parada».

Imagen 2 SJ de Ayer Marzo 2018

Durante sus años de mayor uso, el Trolley de San Juan fue el sistema de tranvía eléctrico más moderno de Puerto Rico y estaba a la altura de sistemas de transportación similares en otras importantes ciudades del mundo. Llegó a transportar hasta 10 millones de pasajeros al año y el usuario del tranvía pagaba 10 centavos para poder viajar. Los vagones eran fabricados por la compañía estadounidense Perley A. Thomas Car Works. Estos tenían características como carrocerías con techo en arco de acero, ventilación mejorada, capacidad de hasta 65 pasajeros sentados, y apertura con cierre neumático de puertas delanteras y centrales.

Entre las décadas de 1920 hasta 1940, los trolleys fueron perdiendo su importancia como medio de transporte. El sistema recibió graves daños tras el paso de los huracanes San Felipe (1928) y San Ciprián (1932), añadiéndole que se empezaron a utilizar los nuevos sistemas de autobuses, como la línea de ómnibus San Juan-Santurce y la línea White Star Bus Line (antecesora de la Autoridad Metropolitana de Autobuses). El sistema de trolleys finalizó su servicio en la década de 1940.

El establecimiento del sistema del trolley llevó a la expansión de la ciudad más allá de las murallas del Viejo San Juan y eventualmente condujo al área de Santurce como un importante centro comercial y de entretenimiento, hasta las décadas de 1960 y 1980, cuando la actividad comercial, bancaria y de entretenimiento se traslada al sector de Hato Rey con el establecimiento de nuevos comercios, incluyendo el centro comercial Plaza Las Américas, Banco Popular, el periódico El Mundo, Telemundo, el estadio Hiram Bithorn y el correo general.

Screenshot_2017-04-18-20-55-39-01

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

1 comentario en “Las Paradas entre el Viejo San Juan y Río Piedras”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios

Traductor
Próximos Eventos
diciembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes