En la piel de mis ancestros: Bajo tu mirada, María Luisa

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 4 minutos
Imagen Cortesía Archivo Fotográfico AGPR

Por: Nomar Stefans

Maestra y empresaria convertida en la primera mujer electa como legisladora en toda América Latina, María Luisa Fundadora Arcelay abogó por la niñez, la educación y el crecimiento económico de la Isla.

Miro a Hispanoamérica y lloro, miro a Puerto Rico y sufro. Hermanos todos, separados ahora. En aquellos tiempos de blanco y negro, éramos solo uno. Nuestras ilusiones y sentimientos se abrazaban en una sola onda vibratoria. Aquellas luchas, no fueron de unos o de otros, fueron de todos los que lanzaron a la tierra rugidos de esperanza y justicia.

Pero eso sí, en aquellos tiempos, también existían injusticias, represiones sociales y políticas… el abuso era campante. Ahora todo es atroz, pero embestido de belleza. Hispanoamérica, reflejo de la mujer pionera, de la mujer liderada. ¡Adelante, siempre adelante!  Vayamos a ese 1932, cuando la mujer se apodera de un poder absoluto, poder que cambiaría el camino que, entre egoísmos y prejuicios, ya muchos habían emprendido.   Las mujeres ejercen el voto por primera vez en Puerto Rico. ¡Alto! Esta fecha es la representación de la lucha conquistada, del valor patrio, del reconocimiento eterno a la mujer de nuestra isla… Representa la posibilidad de forjar un nuevo país. Ese momento histórico me inspira para presentar a una mujer de monumentales conquistas y avances. Me adentro en la piel de la primera legisladora puertorriqueña: María Victoria Luisa Arcelay de la Rosa.

“Murmullo, susurro, grito. Siempre ha sido así. ¿Silenciada? ¡Nunca! Quisieron mancillar mi voz, mi ímpetu, pero no lo lograron, pues valió aún más la fuerza de mi alma. Todo por ti mujer puertorriqueña, mujer de candidez, de rabia y bondades. ¿Te sientes en poder? ¿Sí? ¿No? Yo sí, siempre ha sido así. Pero algo retumba en mí, constantemente. No me permite la paz”.

Cintillo Princesa Gastrobar

“Con ese mismo sentimiento, quiero dirigirme a cada una de las mujeres que hoy lideran a mi Borinquén. Juezas, alcaldesas, senadoras, legisladoras, ¡BASTA! Despójense de sus falsedades y atrévanse a mirar a los ojos de cada mujer y hombre puertorriqueño que ha creído en ustedes. Ellos colocaron en sus manos lo más valioso que todo ser humano pueda tener como bien común: la esperanza de vivir en un país de avanzada. ¿Y ustedes? Se lo han arrebatado, lo enterraron en la tierra del olvido. A nombre de todos ellos, hoy quiero hablarles. Nuestra patria merece lo mejor, vivir en una sola democracia, adquirir una educación que los forme para las nuevas realidades que enfrenta el mundo moderno, oportunidades a servicios de salud sin importar el nivel socioeconómico y vivir su día a día en una nación segura, libre y justa. ¿Es imposible que todas ustedes le garanticen al menos uno de esos derechos? Traigo la voz y el sentimiento de esta isla que ha aprendido de su historia, un país que ha conocido el dolor, pero también la esperanza. Les digo que es posible revertir decisiones que tanto daño han hecho a los nuestros. Enmienden el rumbo. ¡AHORA!

Se asoma una nueva revolución, un nuevo tiempo cuando ya no podrán reinar sus poderes. Ustedes serán la infinidad del error, el significado pleno y absoluto del olvido. Los tiempos venideros serán sorpresivos porque ya mi pueblo no aguanta de sus abusos e indiferencias y se consolidará una nueva sociedad que reconocerá sus derechos como algo tan valioso como lo es la sangre en su ser.

¿Y ustedes? Ustedes ya empiezan a convertirse en el odio, en la repugnancia y en la razón del fracaso de nuestra tierra. Mientras ese gran suceso se levanta, ya no me interesa verlos. A ustedes, amados puertorriqueños y puertorriqueñas, tomen en sus manos el presente y futuro de esta patria, una patria inclusiva en la que todos tengamos un prominente porvenir, y donde los desafíos sean solo retos emocionantes que juntos podamos superar. Ahora nuestro afán será desarrollar un país realizado con bases de justicia e igualdad, y participativo en los procesos que nos unen.  El reloj está a nuestro favor, no lo duden. Y si en el proceso sienten desmayar, recuerden que son de sangre valiente, de rabia borincana. ¡Levanta tu frente conquistador que hoy nace un nuevo tiempo!

Su siempre legisladora,

María Victoria Luisa Fundadora Arcelay de la Rosa

Plaza2 Alta Resolucion

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios

Traductor
Próximos Eventos
octubre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes