Cierra restaurante El Deli Argentino

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 2 minutos

“En mi corazón quedan grabadas las tertulias, los buenos amigos, las historias que se han escrito en estas cuatro paredes, las risas, las lágrimas que hemos compartido y el cariño a mis fieles colaboradores que casi todos llegaron con pelo negro y ahora peinan canas”.

Yolanda Melani “Dona Tita”, propietaria de El Deli Argentino

Aunque sus platos eran argentinos, sus paredes y el techo eran un museo de memorabilia de la cultura popular puertorriqueña. En una carta escrita por su propietaria, Yolanda Melani “Dona Tita”, anunció el cierre del restaurante El Deli Argentino el próximo 11 de diciembre, tras casi 45 años administrándolo. Tal y como describe Dona Tita en su carta, “El Deli Argentino ha sido mucho más que otro lugar para comer bien. Se ha establecido como el favorito en su clase donde artistas, figuras importantes de la sociedad, el periodismo y la cultura de Puerto Rico siempre se han dado cita”.

Localizado en la Avenida Franklin Delano Roosevelt en Hato Rey, este icónico restaurante argentino tiene decorando sus paredes fotos de actores, cantantes, bailarines y bohemios, además de portadas de revistas de la farándula de las décadas de los 60, 70, 80, 90 e incluso de más recientes. Además, cada cuadrado del techo acústico tiene una estrella con su autógrafo.

Los propietarios Yolanda Melani “Dona Tita” y Raúl Rodríguez llegaron a Puerto Rico hace 55 años convirtiendo la Isla en su hogar. Aunque empezaron su experiencia laboral en la Isla en las tiendas Sears, conocieron el Deli Argentino y lo administraron por 44 años y seis meses.

Aunque Don Raúl Rodríguez falleció, “me mantuvo de pie su recuerdo y el compromiso de darle a nuestros clientes el mejor servicio, la mejor comida y un ambiente familiar de buenos encuentros”, expresó en su misiva su propietaria, quien más adelante añade “Pero ha llegado el momento que nunca esperé. Después de batallar con la ausencia de mi compañero de toda la vida, a mis ochenta y cinco años, es momento de tomarme un descanso del trabajo y la rutina diaria”.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
agosto 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes