Madre para muchos: Tere Marichal

Tere Marichal
Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 8 minutos
Imágenes Suministradas

 

La escritora, actriz, dramaturga y madre, Tere Marichal Lugo, ha sido una persona muy importante en la vida de muchos niños en Puerto Rico a través de su trabajo y extensa carrera, que data de la década del 1970. Como profesional y como madre, Tere Marichal -o mejor conocida por su personaje de “María Chuzema”- conversó con este medio en entrevista sobre los diferentes aspectos que la han llevado a crear un lazo tan fuerte con tantas personas de diferentes edades.

Su familia vivía en Yauco cuando le llegó el momento de nacer, por lo que nos narra que, por haber sido un parto complicado para su madre, tuvieron que viajar al Hospital de Damas en Ponce ya que Yauco no contaba con un hospital en aquel entonces. En aquel momento muchos bebés nacían en Ponce, pero eran yaucanos. Fue allí donde sucedió algo al nacer, que le marcó su vida para muchas cosas. Nos cuenta: “Cuando nací y me llevaron del cuarto, se me cayó la pulserita que me identificaba, al igual que a otra niña rubia de ojos azules que había nacido en el mismo hospital. La enfermera, indiscriminadamente, nos bautizó intercambiando las pulseritas. Era costumbre de mi madre cada vez que daba a luz examinar al bebe de arriba abajo. Observaba y memorizaba su cara. Miraba las orejas, manos, los pies”.

Tere Marichal

Al nacer, su madre notó que las orejas de Tere Marichal eran un poco diferentes. Fue algo que a su madre le llamó la atención. Tere tenía un huequito en la barbilla y su boca era muy protuberante. Por lo que cuando le llevan de vuelta a la otra bebé para lactar, su madre la examina detalladamente y le dice a la enfermera: “Esta no es mi nena”. A lo que le respondieron: “Sí, esa es su nena, la canita”. La madre responde: “no, esta no es la mía”, y comienza a describir todos los detalles físicos que la diferenciaban. Luego llevaron a su madre a ver a todos los bebés y entonces reconoció a su hija. “Esta es la mía” dijo. Tere Marichal agradece grandemente que su madre haya sido tan observadora.

“Las madres tienen un poder, aunque no sea la madre biológica. Una vez tú desarrollas la relación de madre que tienen casi todas las mujeres, la intuición se pone tan poderosa”, nos cuenta. Si su madre no hubiera sido tan observadora, Tere Marichal hubiera crecido en otra familia. Por unas horas, tuvo otra madre. La curiosidad de esta experiencia siempre la ha acompañado durante su vida. Además, recuerda cómo su padre olvidó en que día había nacido y la inscribió con la fecha de un día antes de la correcta. Esta serie de dualidades han acompañado a la actriz durante toda su vida, incluyendo llegar a vivir como Tere Marichal y María Chuzema.

Anuncio

Freshmart

Intuición de madre:

“Cuando uno se vuelve madre tú nunca más vuelves a dormir bien. Cuando era joven antes de ser madre, sin hijos, podía dormir con una profundidad increíble”, recuerda la madre de cinco, cuatro biológicos y una de crianza. Tere Marichal cuenta cómo, una vez se convirtió en madre podía escuchar hasta la respiración. Dice haber creado una capacidad de estar y no estar dormida, como si fuera en un estado de alerta. La intuición la mantenía alerta por sus hijos, a los que se refiere como sus maestros. “Con ellos aprendí a entender la vida. Los niños traen el infinito en la mirada”.

Al convertirse en madre descubrió cómo un ser humano puede mirar a otro a los ojos y comprender que se está dispuesto a dar la vida por un hijo sin siquiera cuestionarlo. “Sabes conscientemente que darías lo que fuera porque esa persona pudiera vivir, aunque en el proceso tú murieras”. La escritora, quien comenzó como libretista en el canal WIPR Canal 6, cree que casi todas las madres se sienten de la misma manera. Lo sienten, lo saben. Desarrolló una intuición de sobrevivencia gracias a la relación que tuvo con sus hijos. Una intuición de observar algo que iba a suceder, de sentir. “Todos tus sentidos al dar vida se transforman”.

Vivimos una vida tan rápida, veloz, tan llena de objetos o de banalidad que a veces olvidamos ser más que agradecidos con esa posibilidad que una persona tiene de dar vida. No es que todas las mujeres tengan que dar vida. Creo que es una opción de cada mujer y nadie debe obligar o exigirle a otra tener hijos. Es una experiencia enloquecedora. Tener a un ser humano es una gran responsabilidad por lo que se desarrolla esa intuición.

Tere Marichal

El poder de la palabra

“Uno es lo que trajo el barco. Uno tiene la posibilidad de mejorar o de dañarlo más. Depende de uno, de las circunstancias que hayamos tenido, de la gente que ha rodeado a uno, del empuje que uno tiene. Lo que es uno depende de tantos factores, que no podemos responsabilizar solamente a la familia porque sería muy injusto. Las familias de hoy en día tienen tantas y tantas presiones encima”.

Esto ha hecho que Tere Marichal haya entendido que el diálogo entre las familias es más importante que fomentar que cada uno se encierre en su nicho a través de la tecnología. “Se puede tomar una foto de una familia, pero desarrollar la memoria es algo muy valioso. A los niños también se le debería enseñar a desarrollar una mente fotográfica. Los recuerdos. No todo se tiene que retratar para mantenerlo vivo. A veces es mejor observar un atardecer y compartir con la persona que está al lado tuyo en vez de estar retratando el momento”.

Nos sigue contando sobre la importancia de la narración oral que se basa en tener en nuestra memoria el recuerdo de un cuento, cómo lo interpretamos y cómo lo contamos. Por lo que piensa que la tecnología está sustituyendo una labor que hacíamos los seres humanos. Al mismo tiempo, Tere Marichal no tiene nada en contra de la tecnología. “Para el desarrollo hace falta la tecnología. Cada generación ha tenido sus tecnologías maravillosas y poderosas producto de la creatividad y la imaginación. Por lo que debemos reconocer las pasadas creaciones tecnológicas, como la creación en algún momento del libro. Hoy al preferir por ejemplo ver un video a leer un libro, la persona se priva de una experiencia adicional. No se debe eliminar algo porque la otra tiene que existir. No podemos perder nuestra esencia humana, los logros que hemos tenido y artefactos”.

Por lo que nos recalca como un elemento muy importante para las familias de hoy día tratar de rescatar, es el diálogo. El uso de la palabra. Para contar un cuento no hace falta un libro dice. “Si usted tiene una anécdota de su infancia eso es un gran cuento para un niño. Ya que los niños han olvidado lo que es ese compartir”, expresó.

Tere Marichal

Es que mi niño es muy tecnológico

Sobre el tema de la relación familiar con y a través de la tecnología, cuenta cómo piensa acerca del niño de hoy en día y de la manera que invierte su tiempo. Califica este sistema como vivir en una inmediatez. Señala como cada “clic” lleva al niño a otro lugar y como esta inmediatez es una característica con la que hay que tener cuidado ya que se desecha todo mucho más rápido. Incluyendo el deshacerse de algún amigo o allegado con el poder de un botón.

“Cuando el niño ve ese mundo solo, puede ser muy peligroso. Aunque sepan darle con el dedo a los celulares y los padres se asombren que sus niños son unos expertos en “tecnología”. Entre comillas ya que el que sepa darle con su dedo a la pantalla no quiere decir que entienda como manejar el material que se le está presentando”.

Madre para muchos

La realidad es que al crear y escribir para el personaje de María Chuzema, a Marichal sólo le interesaba la creación y producción del personaje y programa. El día antes de comenzar a grabar, la actriz que iba a interpretar el papel principal tuvo un cambio de parecer, y Tere se lanzó a interpretar el papel que muy bien conocía ya que fue de su creación. Un momento que se suponía fuera a corto plazo, la lanzó a lograr gran reconocimiento en la televisión puertorriqueña. Luego de años de haber terminado la producción y el personaje, aun se topa con jóvenes y adultos que le continúan entregando muestras de afecto ya que para muchos María Chuzema era la única persona que estaba en casa con ellos. De diferentes profesiones hoy día, agradecen lo que el personaje, interpretado por Marichal les enseñó.

Anuncio

Mercado Ballaja

Para Tere Marichal fue una bendición convertirse en este personaje, ya que se veía siempre rodeada de niños. Además, pudo vivir la experiencia de contribuir en complacer ese último deseo de los niños por medio de la Fundación Make a Wish donde los pequeños pedían que ese último regalo fuera llevado por la actriz, lo cual la marcó positivamente de manera permanente.

Tere Marichal ha permanecido realizando su misma labor durante décadas, huracanes, terremotos y la existente pandemia. Su amor por escribir, contar historias y sobre todo el bienestar de la niñez la han convertido en uno de los pilares más importantes de la cultura puertorriqueña.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
septiembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes