Puerto Rico perdió a un verdadero Caribe

un verdadero Caribe
Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos
Imagen: Graduación de 4to año, 2018. Suministrada.

 

«Hoy Puerto Rico pierde un joven servidor, pero gana la inspiración para que otros jóvenes puedan crear su legado demostrando lo que es servir desde el amor».

 

Carta de lector

Somos muchos a los que el COVID nos ha quitado la presencia física de un ser querido, un verdadero Caribe. En esta ocasión, honro a un joven que dio cátedra de lo que es la superación y el servicio desde el amor. Este fin de semana murió Welfrin, un joven de tan solo 21 años, que ayudó a cientos de personas y que se ayudó a superarse. Es que Welfrin, a su temprana edad, ya había aportado a la comunidad grandemente y no es justo que la gente no se entere de algunas de las cosas que hizo. Criado en Villa Hugo en Canóvanas, lugar que invito visiten y apoyen; Welfrin fue un joven participante del programa Cumbres y eventualmente de la Orden Del Manicato, ambos de la organización Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo.

Ahí tuve el privilegio de conocerlo. Joven luchando contra los retos sociales y familiares que enfrentaba, entró en los programas que cambiaron su vida. Ahí pudo adquirir las herramientas para brillar en su entorno. Luego determinar su programa, entró al programa de liderazgo y servicio, donde sirvió a adultos y jóvenes con cientos de horas en servicio voluntario. Poco a poco se convirtió en un joven líder y en su evolución, muchos otros nos beneficiamos y aprendimos de él. Cuando nos azota el huracán María, Welfrin quien vivía junto a su abuela, fue uno de los que perdió su techo. En una casita de madera pequeña, no le importó su situación y fue de los primeros voluntarios que se unió a una iniciativa que desarrollamos llamada Brigadas de Amor ODM. Día y noche, buscábamos donaciones y nos íbamos a repartir compras a la comunidad como un verdadero Caribe.

Impactamos a más de mil familias en 12 municipios. Cuando llegábamos a Villa Hugo, la gente paraba a Welfrin para hacerles las peticiones de ayuda. Se convirtió en un apoyo para esa comunidad, casi como un ángel guardián. Cuando llegó la organización llamada Techos, Welfrin junto a otros jóvenes de la comunidad se unieron para construir alrededor de 50 viviendas. Más tarde llegó a ir a otros pueblos a seguir con la construcción de casas.

Con 18 años ya era todo un líder comunitario. Gracias a ese ejemplo y en conversación con la visionaria y fundadora de la organización, la psicóloga Mercedes Cintrón; es que en Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo deciden formar el programa TIBOCO, siendo la primera incubadora de liderazgo juvenil comunitario. En síntesis, una academia para crear jóvenes que sean líderes comunitarios. Welfrin fue y seguirá siendo un verdadero Caribe (nombre otorgado a los participantes del programa la Orden Del Manicato, en honor a los indios Caribes) que nos inspirará con su legado. Su manicato (esfuerzo gozoso) es digno de admirar. Hoy Puerto Rico pierde un joven servidor, pero gana la inspiración para que otros jóvenes puedan crear su legado demostrando lo que es servir desde el amor.

Por: Moisés Reyes, amigo de Welfrin

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
septiembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes