El Mercado de Libros en Puerto Rico

Por Fernando Gallardo Bustillos y Egidio Colón Archilla / Especial para El Adoquín Times

Dedicatoria: En el año 1996 el Instituto de Literatura Puertorriqueña le confiere al periodista Armindo Núñez Miranda, el Premio Bolívar Pagán por sus artículos publicados en Diálogo. Uno de sus artículos más leídos y comentados en su momento fue el análisis de negocio de las editoriales en PR. Sirve este trabajo para homenajearlo por su enorme contribución al periodismo cultural de Puerto Rico y actualizar su análisis. 

Foto Articulo Portada Septiembre 2017.1

Todos los días la prensa internacional nos presenta los datos más variados y precisos sobre la producción editorial de los libros, una de las industrias que contribuye al producto bruto nacional y a la trascendental cultura de un país. El libro es uno de los canales más efectivos para acceder a la cultura, la investigación y el conocimiento; elementos indispensables en el proceso de desarrollo de toda sociedad. A nivel colectivo, estas cualidades están íntimamente ligadas a la fuerza con que afirmemos nuestra identidad, nuestra personalidad como pueblo, y nuestra puertorriqueñidad ¿Por qué será que en Puerto Rico, nunca ha existido una política pública relacionada con el desarrollo integral de la industria del libro? Con solo leer los múltiples artículos que nos bombardean países como España y EE. UU., estos nos brindan una idea clara más sobre su relevancia e importancia. Sin embargo, este es uno de los temas más complejos para abordar con información concreta en Puerto Rico; solo comparable con la interpretación de la economía subterránea o con la perdurable corrupción sobre el manejo de nuestro fisco gubernamental. Sabemos que existen, pero hasta ahí advenimos. 

Vender un libro en estos tiempos de crisis es un enorme reto. Varios casos que lo ejemplifican son los cierres de librerías muy importantes como la cadena Borders en Estados Unidos y centenares de otras más; y en la Isla, el cierre de La Tertulia, que reinó en Río Piedras por varios lustros. Se estima, que en toda la Isla no se existen más de 40 librerías per se, sin contar aquellas librerías de propensión religiosa y otras ubicadas en las universidades de propiedad educacional. Sin embargo, vemos a empresarios de nuestra industria, como Norberto González, que recientemente abrió las puertas de su tienda Casa Norberto en Plaza Las Américas, y a Samuel Medina, que con su Libros AC en Santurce, ha apostado incluso a la venta digital; y también la librería El Laberinto de Javier Ortiz en el Viejo San Juan, que ahora cuenta con una nueva sucursal en Río Piedras. Todos ellos ubicados en el área metropolitana. Esto nos lleva a cuestionarnos el estado de situación de la industria de los libros en la actualidad. 

Nutra Coco 2

Debido a la tan marcada y persistente recesión en la Isla por la última década, primero, tenemos que reconocer que el efecto de la migración boricua, esa enorme ola que década tras década merma nuestras estadísticas, está en pleno apogeo en años recientes. Cada día más potenciales lectores emigran en busca de nuevas oportunidades y retos en los EE.UU., entre otros países. Dentro de este panorama tan tétrico, nos propusimos contestarnos unas preguntas básicas: ¿Cuántos libros se producen o se venden en Puerto Rico anualmente?, ¿Qué tipo de lectura se está vendiendo?, ¿Cómo se motiva a las nuevas generaciones sobre la lectura y palabra? ¿Qué debe de hacer el mercado editorial del libro para poder consolidar una recuperación? 

Actualmente, existen organizaciones profesionales de la industria del libro en España y estas se describen a continuación, ya que sabemos que en Puerto Rico no existe una tal “Federación de Gremios de Editores” o una “Asociación de Cámaras del Libro” que son tan eficaces en España. Aunque nuestro mercado es sumamente pequeño, históricamente, la industria del libro en la Isla nunca ha estado organizada. 

No fue hasta el año 2015 que se estableció la “Asociación Puertorriqueña de la Industria del Libro” – APRIL, pero que desde ese año no se han congregado nuevamente, luego de dicha asociación trabajar con la Legislatura de Puerto Rico para finalmente aprobar la Ley 516 (P. del S. 2855) que se inició en el año 2004 para crear un desarrollo integral de la industria, -pero que no se aprobó finalmente hasta que tomó vigencia el 1 de julio del 2015-, para así exonerar el pago del 11.5 por ciento del IVU a la industria editorial de los libros en todos sus canales y puntos de venta, al igual que crear incentivos contributivos a los autores, las casas editoriales, los libreros, los impresores, los diseñadores y traductores. Aunque ciertamente ha ayudado en algo a parar la precipitante erosión de la industria del libro en Puerto Rico, todavía es que en 2017, no existe una clara política pública, orgánica y profesional relacionada con esta colectividad para el desarrollo integral de la industria del libro.

Para ampliar y conocer mejor este gremio, procedimos a entrevistar a varios de los principales participantes que quisieron cooperar con nuestra investigación abiertamente, ya que notamos que hay cierto recelo, desconfianza y polémicas internas en la industria y unos cuantos, lamentablemente, no quisieron compartir con nosotros su experiencia y conocimiento, a pesar de haberle brindado el debido tiempo y amable seguimiento. Pero, aun así, a continuación exponemos nuestros hallazgos. 

Foto Articulo Portada Septiembre 2017.2

CASAS EDITORIALES

Aunque no es a ciencia cierta, se estima que en Puerto Rico debe haber alrededor de unas 40 casas editoriales que publican libros en la Isla, entre ellas, las editoriales de las universidades, del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), y casas editoriales puertorriqueñas, éstas consideradas pequeñas, ya que en su mayoría, solo publican menos de 10 libros anualmente y no mercadean sus libros fuera de la Isla, a menos que no sea por la vía de Amazon, o en su versión digital a través de Kindle.

En su mayoría, estas casas editoriales puertorriqueñas son independientes y publican sus libros mayormente con imprentas en la Isla, ya que las órdenes son pequeñas, por ende, más onerosas, pero con la ventaja de que las tiradas de sus ediciones son “bajo la demanda por orden” del mercado para así controlar mejor sus inventarios.  Cuando estas ven un potencial de progresión en la venta de un libro, muchas veces estas casas editoriales realizan sus tiradas en Colombia, México o en la República Dominicana; y con el avance de las aplicaciones de la informática, esto ha potenciado la industria editorial, brindándole el poder para bajar sus costos con el fácil manejo y acceso a: la información bibliográfica, registro del ISBN (International Standard Book Number), diseños de portada, ortografía y corrección de estilo, estructura narrativa, y herramientas para el escritor independiente y la casa editorial.

Se estima que la venta actual de los libros en la Isla consiste en un 60 por ciento para el mercado educacional y escolar en todos sus niveles y el restante 40 por ciento sea recreacional literario y dividido entre varias categorías o géneros como las: novelas históricas de ficción, poesías, romance juvenil, novelas de fantasía juvenil, cuentos cortos, micro-cuentos, novelas detectivescas, mejora personal,  historias LGBTQ,  cocina, política, historia puertorriqueña y contemporánea, cuentos para niños e infantiles, entre otras.  Se estima también, que el 70 por ciento de los lectores y compradores de los libros son mujeres, y el restante 30 por ciento, hombres.  Y debido a la migración poblacional entre las edades de 16 a 49 años al exterior, el mercado de los compradores de los libros recreacionales y literarios sean principalmente personas mayores de 50 años, conocidos como los “babyboomers”.

Anuncio Campechada

Las casas editoriales puertorriqueñas indican que, en el presente, los cuentos cortos están de moda, realizados por una nueva generación de escritores jóvenes del patio. El lector contemporáneo, según nos indicaron varios de los entrevistados, tienen una marcada preferencia por los cuentos cortos, ya que, con la adicción moderna a los celulares inteligentes, poco a poco se han transformado completamente los hábitos de aquel que lee y en la forma en que lee. Y no es que les agrade mejor leer en forma digital con artefactos electrónicos, sino que prefieren los jóvenes contar sus cuentos con pocas palabras y sin complicadas tramas, a veces estilo “Twitter”, y sin tantas detenciones con palabras complejas en su vocabulario. Los jóvenes de esta generación, conocidos como “millenians”, leen más en inglés porque hay más literatura juvenil disponible en inglés y con temas que los atrae.

Debido al mercado tan pequeño en Puerto Rico, las casas editoriales locales trabajan mayormente sus libros basados en proyectos. Y para mercadear el mismo, cada publicación casi siempre van acompañadas de videos en Facebook, presentaciones en vivo en las librerías locales, -y grabadas en vivo con los autores para su blog-; y con sus respectivos rebotes en Instagram, YouTube y Twitter; o sea, los medios sociales de importancia y su respectiva página web. Eso les asegura hasta cierto modo, que cada proyecto de una publicación tenga el alcance propuesto en la Isla y que, a la vez, no se amarre a los medios habituales de comunicación. Son muy pocas las casas editoriales que envían comunicados de prensa y copias de sus publicaciones a los medios impresos para lograr difusión para su crítica literaria. Es un hecho, que tradicionalmente, la literatura ha estado ligada, e históricamente, hasta cierto punto controlada, por la “academia ríopiedrénse”, y, no es hasta años recientes con el ofrecimiento de una maestría en literatura de la Universidad Del Sagrado Corazón, que se comienza a liberar en algo y a modernizar paulatinamente la literatura en Puerto Rico con una nueva generación de escritores.

Las grandes casas editoriales en los EE.UU. y en España, son grandes empresas con monopolios sobre un producto, tanto como otras industrias. Son impulsados por el lucro, en vez de la importancia social de los libros, y sólo publican fundamentalmente libros que aseguren un éxito comercial, haciendo que se pierda la calidad social por la comerciabilidad del mínimo común denominador. Muchas veces pasan por alto, libros que son críticos, que tienen nuevas ideas o personajes atípicos, o que estos escritores utilizan nuevas e innovadoras técnicas y estilos de escritura. Libros que aseguran éxito son libros de celebridades, personajes de la farándula, libros con un comprometido mercado garantizado, como lo son también los libros de texto y lecturas obligatorias en las escuelas y universidades, libros de géneros populares como las series de fantasía juvenil, los temas eróticos, el romance, e historias tipo thrillers de investigaciones con polémicas religiosas, y libros de autores que ya han tenido mucho éxito.  Las más importantes y grandes casas editoriales en el mercado hispanoparlante son: Grupo Planeta y Penguin Random House.

Anuncio Camino Zapateria Agosto 2017

En Puerto Rico, y debido al mercado tan pequeño en la venta de los libros, hay muy pocos distribuidores que cubran toda la isla. Los principales son Norberto González, PS Books, y JR Blue, quienes además de venderles a las librerías tradicionales y escolares, cubren el mercado de las farmacias independientes, las cadenas de supermercados y farmacias. Las restricciones que presenta ante este mercado son que estas cadenas no venden libros al detal que sobrepase el precio de $20 además de que los libros son a consignación y los distribuidores que manejan estos mercados tienen que aceptar y acreditar las devoluciones de los libros que no se vendan dentro de un periodo máximo de 90 días; al igual que acreditar aquellos libros que estén percudidos y deslustrados en los retornos. 

Dentro del mercado del libro para crear el hábito de la lectura a temprana edad y así ampliar el vocabulario dirigido al sector infantil, la administración gubernamental en años recientes eliminó el exitoso programa de “Lee y Sueña”, un proyecto educativo apoyado por ASPIRA, con el enfoque para con la enseñanza de la lectura que ayuda a los estudiantes a desarrollar las estrategias y habilidades que necesitan para crear el hábito de la lectura. Este programa ofrecía los libros infantiles seleccionados, con el propósito de educar y enamorar a los jóvenes estudiantes de la lectura a temprana edad con un programa anual. En la actualidad, ASPIRA realiza campamentos de verano de lectura dirigidos al sector juvenil.

Para que las escuelas continúen creando los espacios y estrategias para que los alumnos lean libros y practiquen la escritura y amplíen su vocabulario, este mes, el viernes 8 de septiembre, se celebrará el 12vo. Maratón Puertorriqueño de la Lectura, auspiciado por el Centro para el Estudio de la Lectura, la Escritura y la Literatura Infantil – CELELI – en la Facultad de Educación de la Universidad de P.R., Recinto de Río Piedras. Para información adicional, pueden contactar: maratón.lectura@upr.edu

Foto Articulo Portada Septiembre 2017.3

FESTIVALES Y FERIAS DEL LIBRO

Este año se llevará acabo la 8va. Edición del Festival de la Palabra, organizado por el Salón Literario Libro-América de Puerto Rico, un evento donde se rinde homenaje a la “palabra” como herramienta fundamental de la comunicación social y vehículo de cultura. El Festival de la Palabra es un encuentro mundial del habla hispana, dónde nos visitarán escritores internacionales y nacionales. En el mercado hispanoparlante, algunos de nuestros escritores ya han participado por invitación en varias de las ferias del libro del continente, en ciudades como Guadalajara, Bogotá, La Habana, Miami  y las de Chile, Perú y Argentina. Por otro lado, se comenta en el gremio de los libros, que se tiene tentativamente proyectado durante la primera mitad del próximo año 2018, el renovar y realizar una Feria del Libro organizada nuevamente por APRIL – La Asociación Puertorriqueña de la Industria del Libro. Esta feria va más bien enfocada hacia la exposición, el mercadeo, y ventas  para renovar el interés y el desarrollo integral de la industria del libro en Puerto Rico.

RECOMENDACIONES PARA LA INDUSTRIA DEL LIBRO EN PUERTO RICO – 2018 

Luego de realizar nuestras recientes investigaciones sobre el gremio de la industria del libro en la Isla, recomendamos la siguiente acción proactiva para que la industria pueda sobrevivir la actual crisis y así consolidar su comercialización y recuperación hacía el futuro con datos y cifras confiables, que en la actualidad son inexistentes. De esta manera, y, a nuestro entender, esto ayudaría a tener una base más sólida para crear finalmente una política pública para el desarrollo integral en todos los sectores y partícipes de la industria del libro.

Actualmente, los autores de los libros en Puerto Rico pueden solicitar el Registro de Propiedad Intelectual a través del Departamento de Estado (DDE) en el Viejo San Juan. Esto no es un proceso obligatorio para introducir y vender un libro en el mercado local, sino es más bien, un proceso voluntario. Tampoco, este proceso del registro está actualmente digitalizado en el DDE. Por ende, recomendamos que este proceso se elimine del DDE, y se transfiera dicho registro al Instituto de Cultura (ICP), para que allí se pueda realizar todo el proceso y registro y que se pueda unir y combinarse con los datos del Registro de Autores actualmente digitalizado en el ICP. Además, añadir a esta base de datos, la siguiente información: Título de la obra literaria; Nombre del autor; Casa Editorial (si corresponde); Año de Primera Edición y tirada inicial impresa; Género y Categoría literaria; Número de Registro de Propiedad Intelectual; Número de Registro del Copyright – US Library of Congress; Número asignado de ISBN – International Standard Book Number (en todas sus versiones); Número asignado de ISBN en formato digital; Precio Sugerido de Venta – PSV.

Al realizar dicho proceso, actualmente tan burocrático, por medio de una sola entidad gubernamental, el mismo se aligera y ayudará a prevenir y eliminar la piratería sobre el derecho intelectual. Además, se podrá medir las tendencias por año de todos los géneros y categorías literarias; ayudar a fomentar el libro a través de los canales de ventas, las bibliotecas, los libreros, casas editoriales e impresores del País;  y al tener fácil acceso digital para con esta nueva división cultural de datos del Registro del Libro en el ICP; se crearán datos más confiables de la industria para así fomentar y crear un Análisis del Mercado Editorial en Puerto Rico anualmente. Con toda esta información, se podrá determinar cuántas obras literarias se editaron por año y se crea una base más equilibrada del catálogo editorial puertorriqueño.

Screenshot_2017-04-18-20-55-39-01

Por otro lado, y viendo el enorme éxodo de los puertorriqueños profesionales a la Florida en Estados Unidos, a nuestro entender, esto les ofrece una nueva avenida a las casas de editoriales, a los libreros y a los escritores del patio, para poder mercadear sus libros y catálogos a través del internet y hacer presencia colectiva con su bandera en las Ferias del Libro de Miami y Orlando. Es una población cautiva con más de un millón y medio de boricuas que residen en ese estado solamente; sin contar con aquellos que residen en los estados de California, Texas, Georgia, Pensilvania, Illinois, Connecticut, y Nueva York. Y si los sumamos todos, son casi ya seis millones de boricuas que residen en los EE.UU., que es casi el doble de los que residen en la isla. Así que ese mercado secundario de ventas está completamente virgen a nuestro entender y que se puede convertir en primario a través de un mercadeo planificado. 

En resumen, nuestra literatura está muy viva y activa como un volcán, solamente necesita la convicción y el cariño para fomentarse con un mercadeo eficaz para que se materialice con acciones que contribuyan a mejorar el hábito del lector y se vea reflejado en las cifras de todo el gremio e impulsado, por renovaciones concretas que repercuten en toda la cadena de la industria del libro en Puerto Rico.

Nota: Los escritores de este artículo quieren agradecer a los buenos amigos de la industria del libro en todo su eslabón, -por su colaboración y vasto conocimiento-, para cumplir con nuestra investigación y este reportaje. Ustedes saben quiénes cooperaron. 

4 Bluenet 4to de pagina-01

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Ana Delgado Ramos dice:

    Saludos:
    Su análisis me parece acertado. En las recomendaciones omiten que el escritor publicado por una editorial o independiente debe ser tomado en consideración al momento de adquirir libros para ser utilizados en el sistema educativo del país. Tanto el Departamento de Educación como los colegios y universidades privadas compran libros a editoriales extranjeras con vocabulario que nuestros estudiantes no comprenden y que no aportan al enriquecimiento de la cuktura nuestra. El trabajo del escritor puertortiqueño es más valorado y reconido en otros países que en el nuestro. La idea de que lo que viene de Europa, Mexico, Colombia es mejor, deja en rezago a muchos escritores excelentes que escriben obras para el enriquecimiento de nuestro acervo histórico, haciendo énfasis en nuestro peculiar modo de hablar y de escribir debido a la influencia del inglés en nuestro vocabulario.
    Es increible como nos reciben las universidades en países como Panamá, República Dominicana, Colombia, México, etc., mientras somos ignorados en nuestra tierra.
    Si queremos mejorar la industria del libro en Puerto Rico tenemos que comenzar por cambiar el pensamiento de que otros lo hacen mejor que los nuestros.
    Las opciones están y está la voluntad de las grandes editoriales en varios países para hacer alianzas y realizar proyectos de publicación, pero las editoriales nuestras tienen que ampliar su visión psra hacer negocios e internacionalizarse. Si los de allá llegan hasta acá, por qué nosotros no podemos llegsr hsta allá. El éxito es de los que se atreven a hacer las cosas de modo diferente. Esto cambiará cuando seamos capaces de tranformar nuestros miedos en medios para lograr el éxito. Sí hay opciones, sí gmhay oportunidades. Pero la voluntad falta.
    Yo estoy trabajando varios proyectos. No es fácil, per sí es posible.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s