El fuego de los taínos no era artificial

taínos
Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 3 minutos
Imagen: Método de encender un pueblo enemigo en fuego, por Theodor de Bry

 

Costó la conquista de Borikén muchos españoles, pues los isleños eran esforzados, y llamaron a los caribes a su defensa. 

-Francisco López de Gomara

 

La magnitud de la resistencia indígena de taínos en Puerto Rico que duró casi dos décadas se ha olvidado, perdido, o borrado por varios motivos; escondida tras el mito de que la isla era atacada esporádicamente por los violentos caribes “caníbales”, lo cual está muy lejos de la realidad. Suficientes documentos de la época hacen referencia a la alianza entre los borincanos y los barloventeños, y a los caciques envueltos en los alzamientos como para desmentir esta versión de la historia.

En el verano de 1513, los guerreros de la resistencia aliada de taínos y caribes quemaron la aldea de Caparra. Lo más probable ocurrió en algún momento entre el 2 de junio y el 31 de julio (otra posible fecha es marzo); coincidiendo con la visita a la isla del virrey Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón. Diego Colón heredó de su padre la jurisdicción sobre los territorios “descubiertos”; lo cual desató una serie de pleitos que resultó en mucha inestabilidad administrativa en las colonias. Sin embargo, para el tiempo de estos sucesos, era él quien administraba las Antillas colonizadas.


Anuncio

Freshmart


Una fuerza de 350 guerreros taínos atacó la aldea durante el día y la encendieron en llamas. Quemaron la iglesia, el monasterio franciscano, la casa de fundición, la casa del obispo, la casa de Juan Martín Peña y 29 casas de pajas. Mataron a 18 personas (16 hombres, 2 mujeres). El resto de los colonos sobrevivieron porque se refugiaron en la casa de piedra de Juan Ponce de León.

Luego del ataque, los españoles capturaron algunos guerreros, quienes revelaron que eran pescadores de Agüeybaná, y que él, junto con otros caciques principales, estaban quemando estancias y matando ganado, “cerca de allí en la punta de la sierra junto a la orilla del mar y cabe un río” (probablemente se refiere a Luquillo).

Los españoles montan un ataque sorpresa en aquella costa, donde estaban reunidos los combatientes celebrando la victoria, junto a Agüeybaná. La información de qué ocurrió en ese contraataque español queda ambigua.

Además, Diego Colón orquestó una serie de ofensivas militares por el este de la isla, en las tierras de Daguao (posiblemente el territorio entre Naguabo y Ceiba) y en Virgen Gorda. Entre los caciques envueltos contra quienes se tomaron represalias se encontraban la cacica Guayervas y los caciques Mabo el grande, Yabey, Cayey, Guariana, Guayaboa, Guayama, Hayaurex, Baguanamey, Yauco, Hamay, yogueras, Cabuas, Guamany, Mabodomoca, Canobana y Huamay.

Durante las fechas de la visita de Diego Colón, los españoles descubrieron además un grupo de caciques en el pueblo de Guayaney (cerca de Manatí) que planificaban una emboscada en contra del virrey.

Esta resistencia taína se extendió hasta el 1529, año en el que se cree muere su líder, el cacique Agüeybaná, el Bravo. En el 1546, reinician los ataques adjudicados a los caribes. Un buen ejemplo del éxito de esta resistencia aparece en las Memorias de Melgarejo (1582), donde se describe que la franja sur, este, y norte, empezando en Salinas y terminando en Río Grande, estaba despoblada gracias a los ataques “caribes”.

Por: Andrés Sanfeliú Cruz. IG: @el_cayito | FB: @elcayito 
Para leer este y otros escritos, visite www.elcayito.com
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
septiembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes