Víctor Rojas: Inmortal héroe puertorriqueño

Artículos Relacionados.

El Archivo General de Puerto Rico celebra su 65 aniversario

Historia | "Con esta iniciativa se busca integrar a la comunidad en la planificación de nuestro plan de trabajo para los próximos 5 años y así asegurar que lo que estamos diseñando este a tono con sus necesidades," explicó la archivera general del AGPR, Prof. Hilda Teresa Ayala-González.

Felisa y su amor por la niñez: Los niños del antes y el después  

Historia | La alcaldesa, cuando transitaba por la ciudad, se fijaba en los niños para identificar al más desamparado, roto, sucio, que veía en la calle. Lo mandaba a retratar en estado tan lamentable, luego el fotógrafo regresaba a tomar fotos del “después”, relata Elsa Tió.

La Cabeza de Colón

Literatura | "Se sabía en el círculo de navegantes ibéricos, que Colón iba en pos de la recóndita isla de Antilia, ubicada según mapas antiguos en la latitud 18 N, que atraviesa a Puerto Rico y La Española", escribe Francisco Watlington-Linares, PhD.

A 230 años de su nacimiento: ¿Quién fue el Maestro Rafael Cordero Molina?

Historia | "Impartió la educación sin discrimen de razas o posición social y, lo que es aún más sorprendente, no recibió ayuda oficial por tan encomiable obra durante casi sesenta años", escribe Silvia María Alberti Cayro.

Tiempo de lectura 3 minutos

Por: Andrea Yambot Lugo

El Adoquín Times 

Imagen Victor Rojas Cortesía del AGPR/ICP

Las páginas de la historia de nuestro país guardan con gran orgullo el relato de uno de los puertorriqueños más destacados de siglos pasados. El arecibeño Víctor Rojas, mezcla de negro con español, nació en 1832 y fue un marinero de gran fortaleza física y de ilimitado valor que supo arriesgar su vida por salvar la de su prójimo. El mar era su hábitat y se mantenía de la pesca. Rojas ha sido inmortalizado por las hazañas heroicas que le valieron el reconocimiento de las autoridades gubernamentales de la época.

Victor Rojas

Imagen Victor Rojas Cortesía del AGPR/ICP

El 18 de agosto de 1851 en ocasión del huracán San Agapito, salvó a los tripulantes del bote El Gran Canal que, a pesar del mal tiempo, desafiando los embates de la naturaleza, salió al mar, naufragando. Nuestro héroe, arriesgando su vida pudo salvarles de una muerte segura. En 1853 realizó una gesta similar cuando salvó a los tripulantes de la fragata inglesa James Power, acto por el cual recibió una medalla del gobierno inglés y el premio La Cruz de María Luisa del gobierno español. 

En 1879 rescató a los esclavos africanos que eran transportados en el buque español El Adriano, el cual había naufragado.  Recibió, además, la Cruz de Mérito Naval del gobierno español. Pero a pesar de todos sus actos de valentía y heroicidad, fue acusado y encarcelado por haber rifado un pescado, estando prohibidas las rifas. Al verse privado de su libertad, un hombre tan libre y activo como él, perdió la razón. Al salir de la cárcel enloquecido totalmente deambulaba por la ciudad y fue enviado al manicomio de San Juan donde falleció el 28 de marzo de 1888. 

Al nadie reclamar su cuerpo, fue sepultado en una fosa común y hasta el día de hoy se desconoce el destino de sus restos. Luego de su muerte, lamentablemente le llegó tardíamente el indulto por el pueblo español. Parece irónico y extraño que nadie se haya podido encargar de dar una sepultura digna, con todos los honores merecidos a un ser que realizó tantas grandes y heroicas hazañas aún en riesgo de su propia vida. Realmente es inaudito. Posteriormente la Sociedad de Salvamentos de Náufragos de Madrid donó un busto de Víctor Rojas al Ayuntamiento de Arecibo y se levantó un monumento en su honor al nombrar al fuerte arecibeño Paseo Víctor Rojas. En 1929, inspirado en la vida del insigne e inolvidable héroe, el distinguido historiador y dramaturgo arecibeño José Limón de Arce, escribió y presentó la Zarzuela Almas y Olas, donde recrea la trayectoria heroica del gran Víctor Rojas cuya valentía y gallardía han transcendido a través del tiempo. 

Screenshot_2017-04-18-20-55-39-01

Artículos Relacionados.

1 COMENTARIO

  1. El nombre correcto de la sociedad era: Sociedad Española de Salvamento de Náufragos. El busto fue donado por petición de la junta local de Salvamento de Náufragos en Arecibo. El busto llego a Arecibo a finales de marzo de 1897 y a finales de ese mismo año la junta local se organiza para que se construyese el pedestal para el busto. Se inauguro y celebro en 1898, unos meses antes de la invasión de Estados Unidos a Puerto Rico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

Instituto de Cultura Puertorriqueña transmitirá su programación por WIPR

Cine y TV | El Instituto de Cultura Puertorriqueña anunció un acuerdo de colaboración con WIPR para retransmitir la programación cultural que se ha estado presentando a través de sus redes sociales.

Regala arte este 2020

Arte | El Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) llevará a cabo su tradicional subasta anual del 7-15 de diciembre.

Alertan sobre lo peligroso de un cierre y llaman a mayor fiscalización en lugares de contagios

Comercio | Portavoces de la Coalición del Sector Privado, alertaron sobre las nefastas consecuencias que tendría implantar un nuevo cierre al comercio y la industria.

Nombran a Puerto Rico como la isla número 1 del Caribe

Comunidad | Puerto Rico fue elegido por los viajeros de AFAR -la marca de medios de viajes líder en el mundo que inspira y guía a los viajeros a tener experiencias más profundas, ricas y significativas- como la Isla #1 del Caribe.

WIPR 940 AM lanza el programa Realidad Desconocida

El programa busca allegar a personas, incluso aquellas con impedimentos, que desconocen la discapacidad, las capacidades y los derechos de esta población.