Historia del Viejo San Juan: La vitrina de Padín

Artículos Relacionados.

Nicole Soto Rodríguez: La ciudad como herramienta de trabajo

Arte | El trabajo de la artista tiene como propósito el reclamar espacios perdidos en la memoria, provocando visibilizarlos al darles otro uso, otra posibilidad.

Jóvenes teatreros se reinventan en la pandemia con obra virtual Algoritmos

Arte | Algoritmos está basada en piezas del laureado libro “Cuentos Cortos Que No Aburren” de Ricardo Martí Ruiz. Con una duración de 50 minutos, la obra está dividida en tres partes que exploran temas de tecnología, religión y ateísmo, política, amistad, hermandad, responsabilidad paternal, y códigos sociales.

Joven carolinense plasma en su primer libro de poemas cómo se sobrevive en Puerto Rico

Literatura | Los 32 poemas que componen el libro fueron escritos en Puerto Rico, mientras estudiaba su maestría en Argentina y en Nueva York, donde realiza su doctorado.

Cultura Virtual cumple 100 días de transmisión

Arte | El proyecto virtual del ICP presenta programación de arte, cultura y música que puede ser disfrutada desde el hogar y cualquier parte del mundo.

Tiempo de lectura 4 minutos

Imagen: Muñecos de la vitrina de Padín del anticuario Milton Moreno. (Foto por Milton Moreno)

Por: Carmen Alicia Morales

Es mediodía en la Plaza de Armas.  La fuente de las cuatro estaciones no gime, porque nunca tiene agua. Todo el mundo se pregunta si alguna vez ha tenido. Siempre está callada. El «mundero» va ofreciendo la noticia del periódico a los parroquianos lelos que se sientan, bajo reventadero de sol, en el borde de la fuente, a mirar a los demás. Los niños limpiabotas aparcan sus cajitas pa’ limpiar zapatos frente por frente a la vitrina; allí, entre papeles y polvo que se arremolina en su imagen.


Anuncio

Plaza2 Alta Resolucion


El chinero que pela las chinas, en la esquina de Padín, se resguarda del sol de las doce bajo una sombrilla que enchufó del carrito de chinas. A las doce hay mucho negocio y no puede dejar el puesto. La vitrina tiene las cortinas cerradas y no se oye nada. De día, duerme. “Los muñecos tienen que descansar. Se pasan cantando todas las noches”, le dijo la madre al niño, que iba esperanzado a verla durante el día.

Gonzalez Padin 1923 (1)
Tarjeta postal del edificio González Padín frente a la Plaza de Armas en 1923, año en que se inaugura la tienda.  (Archivo digitalizado de la UPR)

“Se van a quedar sin voz. Ya están roncos”, dijo el limpiabotas al niño confirmando el cuento de la madre. Había que quitarse esa cócora de encima y llevar a los muchachos a ver la vitrina. Por eso finalmente los llevaban, porque todos los días pedían que los llevaran. De noche, los muñecos se amanecían entreteniendo al pueblo que se daba su vueltecita por San Juan para ver las tiendas, y, por supuesto, la vitrina de Padín. El highlight de una Navidad, coquito, pasteles y lechón “asao”. Si no se iba antes del veinticinco, había que correr a ver la vitrina el mismo día de Navidad. Había que ir, aunque sólo fuera a pasar en el carro bien despacio, porque el maldito padre de los muchachos no quería buscar un estacionamiento vacío para el carro. A él no le importaba si los muchachos no veían los muñecos por un rato. Eso no estaba en el contrato de ser padre. Se cumplía con pagar la renta y mantenerlos y eso era suficiente.


Anuncio

Freshmart


“Nunca se sabe cuándo la quitan y los nenes no la han visto”, le decía doña Gertrudis al marido tratando de convencerlo de que los llevara. “¿Viste la vitrina de Padín?”, se preguntaban los niños en la escuela o los adultos en las oficinas. Inmediatamente procedían a contar todo lo que habían visto, punto y coma de pormenores sin dejar un detalle afuera: “Yo fui tan pronto la pusieron. Este año los ayudantes de Santa Claus cantaban Jingle Bells. La esposa de Santa Claus le peina el pelo a una muñeca. Ella está sentada en una silla de alas, en una esquina. Santa Claus está vestido con un traje de lana rojo y blanco que le hace juego con el sombrero y tiene unas botas negras de charol. Está ayudando a acomodar los juguetes dentro de una bolsa grande. Nadie más que él soporta el calentón de la ropa. Y para completar, estar sentado en un banco frente al fuego de la chimenea”. “¡Jo, jo, jo!”, dice Santa Claus cada vez que trata de poner juguetes en la bolsa. Sus ayudantes están haciendo: Pitos y flautasBolas  y  bombas… ¡qué barbaridad!


Anuncio

Museo Americas


Los hermanos Padín habían viajado a Nueva York a buscar muñecos para componer la vitrina como en la tienda de Macy´s en la Quinta Avenida.  La novelería de ver muñecos que se movían llenaba de ilusión a todos por igual.  Era todo un espectáculo, desde la loma frente al Capitolio con los Reyes Magos, luces en las calles y, en la Plaza de Armas, el nacimiento hermoso que ponía Doña Felisa, además de su repartir juguetes a los padres en la alcaldía.  La fila de espera llegaba desde lejos a buscar muñecas, trajes de vaquero y carritos y… disfrutar del engalano de San Juan. De vez en cuando se escuchaba una parrandita jíbara para no menospreciar la jalda puertorriqueña y animar con su contagio el ambiente navideño: “Si me dan pasteles, dénmelos calientes…”. Los que más animaban la estampa festiva eran los cantores con un güiro-guallo de la cocina, las maracas-latas llenas de habichuelas y unos palitos. Eran niños del cielo con pantaloncitos cortos y piececitos descalzos que traían en la mirada el lucero de Belén.   Terminaban la armoniosa cadencia con una frase esperada: “El aguinaldito, doña”, mientras extendían la mano.


Anuncio

Anuncio Pro Arte Nov 2019

Artículos Relacionados.

3 COMENTARIOS

  1. Que lindos dias aquellos, no habis, o se conociuan, politicos corruptos, todo lo que existia era esa vitrine de adin

    • Nosotros vivíamos en Caguas, y todos los años en Navidad íbamos al Viejo San Juan solo para ver la vitrina de González Padín. Lindos recuerdos.

  2. ¡Que de recuerdos! Todos nos montábamos en el Chevrolet de Los Lidin a dar la vuelta obligada y muy anticipada.,Luego repetía con los Vizcarrondo y nos quedábamos embelesados ante la majestuosidad de los Reyes Magos. ¡ Ah! ¿ Se recuerdan del vendedor de churros?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

Comunidad | Coalición pide aprobación de Heroes Act para Puerto Rico

Comunidad | La nueva versión del Proyecto de Ley Héroes provee una asignación de $1,236 billones en fondos adicionales para asistencia nutricional y un aumento suplementario del 15% al beneficio máximo del Programa de Asistencia Nutricional (NAP por sus siglas en inglés) para Puerto Rico, en el año fiscal 2021.

“La muñeca de los Ojos Brujos”: La trayectoria de Nydia Caro

Personalidades | Nydia Caro se consagró como la primera puertorriqueña en ganar el Festival OTI de la canción, interpretando la canción “Hoy cantó por cantar”.

Contra viento y pandemia el Concurso Nacional de Trovadores

Música | El lugar de la competencia será informado al participante cuando se registre y sólo podrá llevar a un acompañante. Un distanciamiento físico de 6 pies y el uso de mascarilla será requerido, mientras no esté participando.

Nicole Soto Rodríguez: La ciudad como herramienta de trabajo

Arte | El trabajo de la artista tiene como propósito el reclamar espacios perdidos en la memoria, provocando visibilizarlos al darles otro uso, otra posibilidad.

12 Puertorriqueños han sido nominados a los Farándula Global Awards

Música | La cantante Gisselle será homenajeada con el Premio Trayectoria por su exitosa carrera en el arte.