Please set up your API key!

El Adoquín Times

 Última Hora
  • Juan De Vega: 40 años de carrera televisiva El productor Juan De Vega, quien ha estado llevando alegría a los refugiados por los sismos, cumple este año sus 40 años de carrera en la televisión. Conozca más aquí sobre el animador de "Por las Fiestas de mi pueblo". ...
  • Diferentes significados de la palabra «perra» Buscamos información sobre los diferentes significados y connotaciones de la palabra "perra" en América Latina luego que se desatara una polémica sobre esta palabra. ...
  • El Museo de Arte de Ponce informa tras eventos sísmicos El Museo de Arte de Ponce informó que aunque no hubo ningún daño a la colección de pintura del Museo, ni se ha encontrado daño estructural aparente en el edificio, el museo permanecerá cerrado hasta nuevo aviso debido a que existen elementos no estructurales que requieren reparación....
  • ICP pospone «Fiestón Cultural» para el último fin de semana de febrero El Instituto de Cultura Puertorriqueña anunció que el evento Fiestón Cultural, que se llevaría a cabo esta semana durante las Fiestas de la Calle San Sebastián, será pospuesto para el último fin de semana de febrero, del 27 de febrero al 1 de marzo. ...
  • De Loíza a la Loíza: Daniel Lind Ramos La obra de Daniel Lind Ramos cuestiona las relaciones complejas que existen entre la memoria histórica, la racial y la herencia cultural africana en Puerto Rico....

Historia del Viejo San Juan: La vitrina de Padín

Historia del Viejo San Juan: La vitrina de Padín
diciembre 04
19:57 2019
Imagen: Muñecos de la vitrina de Padín del anticuario Milton Moreno. (Foto por Milton Moreno)

Por: Carmen Alicia Morales

Es mediodía en la Plaza de Armas.  La fuente de las cuatro estaciones no gime, porque nunca tiene agua. Todo el mundo se pregunta si alguna vez ha tenido. Siempre está callada. El «mundero» va ofreciendo la noticia del periódico a los parroquianos lelos que se sientan, bajo reventadero de sol, en el borde de la fuente, a mirar a los demás. Los niños limpiabotas aparcan sus cajitas pa’ limpiar zapatos frente por frente a la vitrina; allí, entre papeles y polvo que se arremolina en su imagen.


Anuncio

Plaza2 Alta Resolucion


El chinero que pela las chinas, en la esquina de Padín, se resguarda del sol de las doce bajo una sombrilla que enchufó del carrito de chinas. A las doce hay mucho negocio y no puede dejar el puesto. La vitrina tiene las cortinas cerradas y no se oye nada. De día, duerme. “Los muñecos tienen que descansar. Se pasan cantando todas las noches”, le dijo la madre al niño, que iba esperanzado a verla durante el día.

Gonzalez Padin 1923 (1)

Tarjeta postal del edificio González Padín frente a la Plaza de Armas en 1923, año en que se inaugura la tienda.  (Archivo digitalizado de la UPR)

“Se van a quedar sin voz. Ya están roncos”, dijo el limpiabotas al niño confirmando el cuento de la madre. Había que quitarse esa cócora de encima y llevar a los muchachos a ver la vitrina. Por eso finalmente los llevaban, porque todos los días pedían que los llevaran. De noche, los muñecos se amanecían entreteniendo al pueblo que se daba su vueltecita por San Juan para ver las tiendas, y, por supuesto, la vitrina de Padín. El highlight de una Navidad, coquito, pasteles y lechón “asao”. Si no se iba antes del veinticinco, había que correr a ver la vitrina el mismo día de Navidad. Había que ir, aunque sólo fuera a pasar en el carro bien despacio, porque el maldito padre de los muchachos no quería buscar un estacionamiento vacío para el carro. A él no le importaba si los muchachos no veían los muñecos por un rato. Eso no estaba en el contrato de ser padre. Se cumplía con pagar la renta y mantenerlos y eso era suficiente.


Anuncio

Freshmart


“Nunca se sabe cuándo la quitan y los nenes no la han visto”, le decía doña Gertrudis al marido tratando de convencerlo de que los llevara. “¿Viste la vitrina de Padín?”, se preguntaban los niños en la escuela o los adultos en las oficinas. Inmediatamente procedían a contar todo lo que habían visto, punto y coma de pormenores sin dejar un detalle afuera: “Yo fui tan pronto la pusieron. Este año los ayudantes de Santa Claus cantaban Jingle Bells. La esposa de Santa Claus le peina el pelo a una muñeca. Ella está sentada en una silla de alas, en una esquina. Santa Claus está vestido con un traje de lana rojo y blanco que le hace juego con el sombrero y tiene unas botas negras de charol. Está ayudando a acomodar los juguetes dentro de una bolsa grande. Nadie más que él soporta el calentón de la ropa. Y para completar, estar sentado en un banco frente al fuego de la chimenea”. “¡Jo, jo, jo!”, dice Santa Claus cada vez que trata de poner juguetes en la bolsa. Sus ayudantes están haciendo: Pitos y flautasBolas  y  bombas… ¡qué barbaridad!


Anuncio

Museo Americas


Los hermanos Padín habían viajado a Nueva York a buscar muñecos para componer la vitrina como en la tienda de Macy´s en la Quinta Avenida.  La novelería de ver muñecos que se movían llenaba de ilusión a todos por igual.  Era todo un espectáculo, desde la loma frente al Capitolio con los Reyes Magos, luces en las calles y, en la Plaza de Armas, el nacimiento hermoso que ponía Doña Felisa, además de su repartir juguetes a los padres en la alcaldía.  La fila de espera llegaba desde lejos a buscar muñecas, trajes de vaquero y carritos y… disfrutar del engalano de San Juan. De vez en cuando se escuchaba una parrandita jíbara para no menospreciar la jalda puertorriqueña y animar con su contagio el ambiente navideño: “Si me dan pasteles, dénmelos calientes…”. Los que más animaban la estampa festiva eran los cantores con un güiro-guallo de la cocina, las maracas-latas llenas de habichuelas y unos palitos. Eran niños del cielo con pantaloncitos cortos y piececitos descalzos que traían en la mirada el lucero de Belén.   Terminaban la armoniosa cadencia con una frase esperada: “El aguinaldito, doña”, mientras extendían la mano.


Anuncio

Anuncio Pro Arte Nov 2019

Artículos Relacionados

3 Comentarios

  1. Rafael Rivera diciembre 05, 06:44

    Que lindos dias aquellos, no habis, o se conociuan, politicos corruptos, todo lo que existia era esa vitrine de adin

    Conteste a este comentario
    • Carmen López diciembre 05, 14:28

      Nosotros vivíamos en Caguas, y todos los años en Navidad íbamos al Viejo San Juan solo para ver la vitrina de González Padín. Lindos recuerdos.

      Conteste a este comentario
  2. Clarita Lidin diciembre 05, 10:25

    ¡Que de recuerdos! Todos nos montábamos en el Chevrolet de Los Lidin a dar la vuelta obligada y muy anticipada.,Luego repetía con los Vizcarrondo y nos quedábamos embelesados ante la majestuosidad de los Reyes Magos. ¡ Ah! ¿ Se recuerdan del vendedor de churros?

    Conteste a este comentario

Escriba su comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete Gratis

Su información está segura con nosotros. Suscríbase gratis a nuestra pagína.

Translate Site

Búsqueda

Suscríbete Gratis

Su información está segura con nosotros. Suscríbase gratis a nuestra pagína.

A %d blogueros les gusta esto: