Una pregunta más… a Tony Mapeyé

Artículos Relacionados.

Una pregunta más… a Silverio Pérez

Personalidades | "Si yo te dijera o me preguntaras cuál me define más entre la música o el humor, para mí sería el humor", expresó Silverio Pérez en entrevista con Luis Echevarría.

A cantar de política con Conciencia Clásica

Música | Con un ritmo pegajoso e inspirado en la melodía del tema Piano Man del cantautor neoyorquino Billy Joel, la pieza musical lanza una crítica a las costumbres puertorriqueñas de votar en las elecciones, desde un punto de vista neutral sin preferencia de ideología o partido político.

Inicia Festival Internacional Folklórico Renace

Música | Músicos, poetas, pintores, bailarines, trovadores, y agrupaciones folklóricas participarán representando a sus respectivos países.

La Fundación Ismael Rivera presenta nueva plataforma digital con legado cultural de «El Sonero Mayor»

(San Juan, Puerto Rico) La Fundación Ismael Rivera (FIR) celebra el que sería el cumpleaños número 89 de ”El Sonero Mayor” con el lanzamiento...

Tiempo de lectura 6 minutos

Imagen: Tony Mapeyé (Suministrada. Foto por Freddy Burgos)

Por: Luis Echevarría

El Adoquín Times

“Aunque no se le dé el espacio que merece en los medios a estas expresiones auténticas de nuestra cultura, yo dudo que desaparezca”.

Cantaba con la vellonera…soy natural del pueblo de Morovis. A los cinco años, mis padres dejaron la agricultura y se mudaron a Cataño. Recuerdo en el balcón de la casa, que quedaba al lado de un cafetín que de paso era de un tío mío, había una vellonera y cada vez que le echaban su velloncito cantaba con la vellonera. Siempre tuve esa motivación de la música. Sabía cuándo los tonos me quedaban altos, cuando desafinaba. Cantaba todos esos “hits” del momento como los de Felipe Rodríguez, José Antonio Salamán, José Luis Moneró; bueno, todo lo que se ponía en velloneras en esa época. Luego, nos mudamos a Bayamón donde tenía un vecino que tocaba bien la guitarra y su papá era guitarrista del Cuarteto Mayarí. Diría que fue cuando entré a la escuela superior, cuando me dio por aprender la guitarra en la que con este vecino y otro compañero hicimos un trio que le llamamos Los Cervantinos -porque donde estudiamos era la Miguel Cervantes Saavedra- y tocábamos en las actividades de la escuela. Al terminar la escuela cada cual siguió por su lado en un momento en que estaba en todo su apogeo la Beatle manía y con unos amigos hicimos un grupo de Rock donde pude aprender a tocar mejor la guitarra. Aunque lo disfruté, en esa dimensión no estuve mucho tiempo y volví a los inicios al gusto por los tríos como Los Tres Reyes. Con el tiempo entre Neftalí Ortiz en el cuatro, Pablo Rosario en el güiro y yo en la segunda guitarra, formamos un trio que llego a ser Mapeyé.

_Tony Mapeyé-foto por Wilma Colón___ copy
Tony Mapeyé (Suministrada. Foto por Wilma Colón)

Mapeyé…. esto es una anécdota simpatiquísima. Nosotros no le teníamos un nombre al grupo, y un día nuestra amiga Brunilda García nos llama para tocar en una actividad de una cooperativa en Hato Rey en que ella era la maestra de ceremonia y cuando va a presentarnos frente aquel numeroso público y dice: “con ustedes” y se vuelve hacia nosotros a preguntarnos el nombre y como no teníamos uno dice: “El Grupo Mapeyé”, que fue lo primero que se le ocurrió. En ese preciso momento comenzamos a llamarnos Mapeyé. Pero la cosa no acaba ahí. Al año siguiente cuando en el grupo éramos cinco músicos, Brunilda nos pide que llevemos una parranda a la casa del poeta Don Juan Antonio Corretjer y su esposa Doña Consuelo. En aquel entusiasmo Don Juan nos dice: “ustedes deben llamarse La Orquesta Criolla Nacional de Puerto Rico”. Pensé como que se le fue la mano a mi amigo, pues uno piensa que una orquesta tiene al menos doce o quince personas. La cuestión es que no lo usé, pero después de la muerte de Don Juan en el 1985 nosotros teníamos más músicos e instrumentos típicos autóctonos y me doy cuenta de que lo que él había dicho era correcto y empecé a llamarle Mapeyé Orquesta Criolla Nacional de Puerto Rico, y desde entonces nos hemos llamado así. Otro dato curioso es que mi nombre completo es José Antonio Rivera Colón y me preguntan porque me llamo Tony Mapeyé y este lo pusieron mis amigos. En una ocasión le preguntaron a mi cuñada: “oiga, dónde está su cuñado José Antonio” y le dice: “yo no tengo ningún cuñado con ese nombre” y no fue hasta que le dijeron “Tony Mapeyé” entonces dijo que sí que lo conocía.


Anuncio

ARTE CAMPECHADA SIN FECHA CON #CEE(1)


Mapeyé sabe a tradición… ese fue el nombre del segundo disco que grabamos; el primero se llamó “Al son de Mapeyé” que fue grabado gracias al Instituto de Cultura Puertorriqueña. Nunca pensé que íbamos a pasar de tres discos y llevamos más de veinte discos hechos.  Nosotros nos dimos cuenta en el desarrollo de nuestro trabajo, que la música típica era un medio para tocar sobre un montón de situaciones, no necesariamente la belleza de nuestra naturaleza o sobre “qué bonito es el coquí”, sino también se le canta a la historia de los pueblos. Entonces empezamos a trabajar con contenido poético con más carga social que esa descriptiva que fuera costumbrista. Seguimos haciendo lo otro porque eso es parte del trabajo, pero empezamos a devolverle unos contenidos que ya no se hacían, o sea, hablarle un poquito de la patria, un poquito de los problemas sociales, aspecto donde tú asumes una actitud de carácter totalmente sobre la vida misma y obviamente la poesía de Juan Antonio Corretjer, la de Luis Llorens Torres, la de poetas contemporáneos nuestros como Edwin Reyes, fuimos encontrando temas extraordinarios para musicalizar.

Mantener nuestra tradición…Te voy a decir en mi pueblo de Morovis todos los años se hace un certamen de trovadores y un certamen de intérprete de cuatro que abarrota la plaza. No se mueve un alma o sea todos de pie y a veces estamos allí desde la una hasta las doce de la noche sin movernos. A tal grado de interés y de aprecio y de gusto llega la expresión de nuestro folclore a la comunidad. Nuestra tradición de la décima es un elemento que siempre ha estado íntimamente ligado al desarrollo de nuestra música, siempre ha estado muy presente. Acuérdate que la música brava es esta música espontánea que sale del corazón, que dice las cosas como son. Búscate un lugar donde no se pare un trovador a improvisar que no le hagan rueda. No deja de ser un acto mágico de una persona que se pare frente a un público y empiece hacer poesía espontánea con mucha belleza; algunos con una gran altura. Como Mapayé hay otros grupos similares que han hecho aportes a la permanencia, la promoción, la discusión, al aprecio de estas expresiones culturales de nuestro pueblo. No podemos olvidar tampoco los aportes sensibles que hicieron Rafael Hernández, Pedro Flores y otros que elevaron el gusto del pueblo por estas expresiones. Las tradiciones son esas prácticas definitivas de los pueblos de la cultura que se transmite de generación por generación.

Identidad…Cuando tú hablas del cuatro puertorriqueño, tú hablas de la identidad puertorriqueña; cuando tú hablas de la bomba puertorriqueña y del género, estás hablando de identidad y lo que necesita la gente es identidad, porque lo peor que le puede pasar a un ser humano es que diga que no tiene identidad y que no pertenece a nada. En el caso particular de nosotros, representa el ser puertorriqueño. Estos instrumentos y estas expresiones las identificamos con la identidad. Cuando Mapeyé comenzó hace cuarenta y dos años no había la cantidad de cuatristas que hay ahora. Muchos jóvenes y algunos de ellos con una gran preparación musical están haciendo cosas increíbles.  Todo esto le sigue dando motivo y orgullo a nuestro pueblo para seguir amando su cultura, para seguir amando sus tradiciones y para seguir sintiéndose puertorriqueño cada vez que estos instrumentos y esta música se oye y se escucha, no solamente dentro de nuestro entorno, sino afuera. Aunque no se le dé el espacio que merece en los medios a estas expresiones auténticas de nuestra cultura yo dudo que desaparezca.

Una Pregunta Más… ¿dime un profundo deseo? Té puedo decir algo que me hace sentir muy feliz. Me hace sentir feliz cada vez que salgo y toco por ahí y me encuentro con personas que aprecian lo que hago. Esto para mí es tan importante, porque aspiro a que mi pueblo siga defendiendo sus tradiciones, sigan apoyando a los jóvenes intérpretes, sigan respetando a los viejos, sean agradecidos de los que estuvieron antes, de los que están y que procuren la forma de asegurarle el camino para abrir la brecha a los que vendrán.


 

Artículos Relacionados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recientes

Nueva sociedad en el Programa de Arte, Innovación y Administración en Puerto Rico

Arte | El programa será de dos años de capacitación administrativa en planificación estratégica, recaudación de fondos, mercadeo digital y planificación de resiliencia.

Casa Paoli ofrece talleres y charlas virtuales para maestros y público en general.

Eventos | El Centro Regional de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades [FPH] en Casa Paoli Ponce está ofreciendo talleres y conversatorios, para maestros y público en general.

Ismael Miranda y Chucho Avellanet celebran una fiesta navideña virtual

Eventos | Bajo el nombre de “Abrazo Navideño Virtual”, los dos intérpretes puertorriqueños desean unir a todos los hispanos en una fiesta virtual el jueves 26 de noviembre (Día de Acción de Gracias) a las 8 p.m.

Se digitaliza el Registro Demográfico

Tecnología | Ahora puede hacer sus trámites del Registro Demográfico, incluyendo la compra de sellos o comprobantes.

Solicitan propuestas para la antigua Escuela Madame Luchetti en Condado

Comunidad | La fecha límite para someter propuestas al Comité es el 3 de diciembre de 2020 a las 5:00 p.m.