Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 4 minutos

“Era una guerra anómala en la antigüedad, del hombre civilizado contra el hombre salvaje y necesitó domeñarlo, a sangre y fuego, con su caballo, su lebrel, su lanza y su espada; refriegas de emboscadas y sin cuartel, de uno contra mil, del fuego del arcabuz contra la flecha envenenada: guerra de dominación, de absorción. Lucha terrible de dos razas; y tenía que ser sangrienta. Era preciso usar todos los recursos del arte de combatir.”

– Cayetano Coll y Toste, Becerrillo, Leyendas Puertorriqueñas

Luego de la Batalla del Coayuco a principios de 1511, la primera en la guerra de la resistencia taína, Juan Ponce de León regresó a Caparra a recuperarse y reforzar sus tropas, en preparación para continuar la guerra. La próxima parada fue en las tierras de Aymaco en el valle del Otoao, donde se enteraron que el cacique Mabodomoca estaba cerca con 600 indios. Así que Ponce de León envió a Diego de Salazar con sus tropas a enfrentarlo. En esta batalla, se dice que murieron 150 indios, pero todos los conquistadores sobrevivieron y lograron capturar unas mujeres taínas. Luego de la batalla, la mañana antes de que Ponce de León se encontrara con ellos, los españoles decidieron jugar un juego cruel.

Diego de Salazar escogió a una anciana de entre las prisioneras y le entregó una carta que le encargó llevar al campamento en el Aymaco, donde se encontraba el gobernador. La señora tomó la carta y partió. Se dice que iba con alegría, porque pensó que al realizar la encomienda le otorgarían la libertad. Cuando estaba a “poco más de un tiro de piedra” de distancia, los españoles soltaron a uno de sus perros monteros, el más feroz de todos, para que se comiera a la india. Cuando la mujer vio que el perro venía al ataque, se sentó en la tierra y le dijo en su idioma taíno — Perro, señor perro, yo voy a llevar esta carta al señor gobernador — y mostrándole la carta, continuó — no me hagas mal, perro señor.


Anuncio


El perro se tranquilizó cuando la oyó hablar “é alzó una pierna é la meó, como los perros lo suelen hacer en una esquina ó quando quieren orinar, sin le hacer ningún mal.” Los españoles se sorprendieron con este acontecimiento, porque este era el perro más feroz y peligroso de todos los que tenían. Así que, el capitán Diego de Salazar, viendo esto, llamó al perro de vuelta y lo amarró. También llamó a la anciana, quien regresó temblando de miedo. Cuando Juan Ponce de León llegó al campamento y se enteró de lo ocurrido, “no quiso ser menos piadoso con la india de lo que avia sido el perro, y mandóla dexar libremente y que se fuesse donde quissiese, é assi lo fizo.” ¡Que tipazo!

Pues este fiero perro se llamaba Becerrillo, y era un alano español, entrenado en La Española y traído a Puerto Rico para ayudar a “pacificar” la isla. Los alanos españoles eran una raza de perros monteros que utilizaban en España para cazar jabalíes, ciervos y osos (si, osos). También los usaban en espectáculos donde los alanos combatían toros. Eran perros de agarre y pesaban más o menos lo mismo que un taíno promedio.

En Puerto Rico, y las Américas en general, estos perros se convirtieron en una de las armas más efectivas de la colonización. Se dice que los indígenas les temían más a los perros que a los caballos y los arcabuces. Y debieron ser más peligrosos. Los arcabuces tenían sus límites. Tomaban minutos para recargar y sus mechas eran difíciles o imposibles de encender en climas húmedos. Contra guerreros que no llevaban armaduras, los arcabuces no proveían ventaja. Los indios podían disparar 20 flechas en el lapso que tomaba recargar el arma. Pero en aquellos bosques densos y montañosos, estos perros cazadores podían rastrear, perseguir, alcanzar y derribar a los indios.

Para leer el escrito en su totalidad visite www.elcayito.com

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

1 comentario en “[Fragmento] Becerrillo, la bestia”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
agosto 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes