Diego Hiromi presenta su primera muestra individual “Retornos”

Diego Hiromi
Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 5 minutos
Imagen: Escaleras (2020) Madera tallada, tinta y carbón 4’ x 4’

Castro Barreto se enorgullece en presentar Diego Hiromi: Retornos, la primera muestra individual del artista Diego Hiromi en Puerto Rico, a llevarse a cabo en la 1425 Avenida Fernández Juncos en Santurce. La apertura será este próximo sábado 14 de agosto de 1:00pm a 7:00pm.

Diego Hiromi
Pilón (2020). Óleo sobre lienzo 10” x 8”
Luego de culminar su bachillerato en artes plásticas en la prestigiosa Pennsylvania Academy of Fine Arts, Diego Hiromi regresa a Puerto Rico a continuar su carrera como pintor y grabador. Retornos recoge sus obras creadas luego de su llegada a la isla en el 2018 hasta el presente. Con una preparación enfocada en la figuración y en las técnicas pictóricas del siglo XVII y XVIII, las obras en esta exhibición abundan sobre el proceso de regresar a su país y la evolución de su práctica plástica.

Los retornos suelen ser sucesos acompañados de contemplación y evaluación, especialmente cuando se trata de regresar a lugares donde uno creció o experimentó vivencias significativas. Al volver, se recorren espacios y se reconocen objetos que antes pasaban desapercibidos. Se miran con otros ojos, con más detenimiento, y quizás con otro significado. Un ejemplo de este proceso se puede apreciar en la obra titulada Pilón (2020), donde Diego Hiromi retrata un pilón de cocinar al óleo.

Diego Hiromi rinde homenaje a un objeto común y cotidiano, haciéndolo protagonista al ocupar la mayor parte del lienzo. Con detalles minuciosos, la textura de la madera resalta sobre el fondo sobrio y monocromático. El pilón evoca un sentir de familiaridad con el observador que lo reconoce. Este identifica el objeto no solo en la obra, sino en su propia memoria, creando un vínculo afectivo con la imagen.

Anuncio

ceaprc

La obra nos recuerda al género del bodegón popularizado por los artistas neerlandeses y españoles en el siglo XVII y XVIII, y en Puerto Rico, por su exponente principal, Francisco Oller y Cestero (1833-1917). Además de ser un género singular en la historia del arte, el bodegón es también herramienta de aprendizaje donde el artista Diego Hiromi puede experimentar con la composición, la textura, y el comportamiento de la luz sobre el objeto representado. De manera similar, el dibujo es también uninstrumento fundamental para los artistas.

El dibujo permite explorar el valor en una composición, es decir las áreas de claridad y de sombra que crearán la ilusión de tridimensionalidad. En los cuatro dibujos incluidos en esta muestra apreciamos la habilidad del artista para capturar la luz y la sombra al retratar a sus familiares y comunidad, motivo recurrente en su obra.

Su atención por la iluminación nace en el 2011 cuando comienza a tomar clases en el Atelier San Juan bajo la instrucción de los artistas Luis Borrero y Amber Lia-Kloppel. Con ellos Diego Hiromi se instruye en las técnicas de pintura al óleo utilizadas por artistas del Barroco tardío, específicamente la técnica de pintura indirecta. Esta práctica consiste en superponer varias capas de pintura para lograr una representación realista de las figuras.  El artista ha de esperar que la capa preliminar seque antes de continuar y por lo tanto es un método pausado que a su vez requiere premeditación. Antes de comenzar a trabajar sobre el lienzo, el artista ejecuta varios bocetos para desarrollar el diseño y resolver problemas relacionados a la forma, espacio, valor y color.

Anuncio

Parque Gandara

A pesar de que su formación en Puerto Rico y en Filadelfia se enfocó en la pintura, Diego Hiromi se interesa por la xilografía en el primer semestre de su bachillerato. Este interés resultó en la obra titulada Éxodo (2017), tríptico que le aseguró el prestigioso Woodmere Museum Purchase Prize, premio que incluye la adquisición de la obra ganadora a la colección del museo.

En vez de utilizar tinta para imprimir la plancha de madera sobre papel o algún otro soporte, la plancha es la obra final. Para este tipo de trabajo, Diego Hiromi premedita menos que en sus obras al óleo. Comienza dibujando las figuras directamente sobre el panel de madera.

Luego de identificar las áreas de luz y de sombra, comienza a tallar. Remueve la madera para crear luminosidad y textura en la composición. Este proceso es a mano libre y más dinámico comparado con la técnica de pintura indirecta al óleo. Luego de tallar el artista sombrea los relieves con carbón y tinta. El resultado son paisajes y retratos sumamente complejos como lo vemos en Escaleras (2020) y Girasoles (2021).
Diego Hiromi
Girasoles (2021). Madera tallada, tinta y carbón 4’ x 2’
La investigación y escogido de obras estuvieron a cargo de Carolina Maestre, historiadora del arte con base en Puerto Rico y Washington D.C. Luego de culminar una maestría en Estudios latinoamericanos y caribeños con una concentración en Museología en New York University, Carolina se unió al National Portrait Gallery, Smithsonian, como asistente curatorial latina en apoyo a una exhibición sobre la Guerra Hispanoamericana y el imperialismo estadounidense.

Las obras incluidas en esta muestra indican el comienzo de una nueva orientación en la carrera plástica de Diego Hiromi como pintor y grabador. Observamos como su trabajo al óleo influye sus tallados y viceversa. Con su retorno, retrata a sus alrededores con una atención renovada, se replantea su manera de entenderse a sí mismo, y comienza a explorar métodos fuera de su zona de confort. Y es por esto que los retornos son también momentos de transformación; ya que al volver es cuando se reconocen los cambios, se muda la piel y se continúa edificando.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
septiembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes