José Pepe Díaz: un héroe puertorriqueño del siglo 18

Por: Nicasio Mojica Rivera

La historia nos trae las hazañas de este gran puertorriqueño que fue merecedor de una muy conocida copla, en la defensa de San Juan en el siglo 18, la cual nosotros hemos relegado a los bales del olvido. Nuestros historiadores como Salvador Brau, Alejandro Tapia y Rivera entre otros lo ubican en la heróica defensa de la ciudad de San Juan ante la fuerza naval británica invasora más grande organizada hasta ese momento que invadió a Puerto Rico en abril de 1797.

El sargento mayor, José (Pepe) Díaz, natural de Toa Alta y puede decirse que era un funcionario público de este pueblo, al enterarse que las fuerzas británicas hostigaban la capital, sale de Toa Alta con un grupo de 50 hombres valientes  para ayudar en la urgente defensa de ésta.

Llegó a San Juan el día 20 de abril de 1797 a recibir órdenes del Brigadier Don Ramón de Castro, quien gobernaba la isla nombrado por el rey de España. Conocía la dura tarea que iba a enfrentar y la aceptó con beneplácito y con gallardía. Cuentan los que vieron a José (Pepe) Díaz, que éste desafiaba continuamente a los británicos con su espada en el Puente Martín Peña.

El día 30 de abril de 1797, durante la mañana, participó de una intensa batalla para sacar a los británicos que dominaban el Puente Martín Peña. En este enfrentamiento las fuerzas que defendían la capital no pudieron derrotar a los británicos, pero le causaron serios daños. Desgraciadamente un disparo de metralla por parte de los británicos hizo blanco en José (Pepe) Díaz hiriéndolo de muerte. Aún herido de muerte no perdió el norte de su encomienda y como en los relatos épicos, mató a varios británicos. Finalmente cayó muerto en la orilla del Puente.

Su muerte y la de dos compañeros más en ese día marcó la despedida de las fuerzas británicas quienes sobrecogidos de temor huyeron de San Juan dejando atrás los heridos, muertos y equipo militar. El día 2 de mayo de 1797 los británicos estaban en alta mar, lejos de Puerto Rico.

El tiempo ha transcurrido y el Puente Martín Peña, aquel que sirvió de paso a los nuevos habitantes de San Juan, como la nueva capital desde 1521, lugar estratégico utilizado por los británicos para lograr su invasión, fue protagonista de estos hechos.  Hoy permanece y  representa la valentía, coraje y determinación de aquel hombre que ofrendó su vida para que  podamos  sentirnos puertorriqueños y con orgullo exclamemos a viva voz que vencimos a los británicos, los cuales más tarde vencieron a Napoleón Bonaparte en Egipto.

El Puente Martín Peña, patrimonio histórico, debemos de protegerlo aún de aquellas personas que gustan escribir las paredes y de las huestes político partidistas que fijan pegatina en lugares donde no se debe colocar.

 José (Pepe) Díaz vive en aquellos hombres y mujeres que están dispuestos a enfrentar los obstáculos que puedan presentarse e invadir nuestra sana convivencia. José (Pepe) Díaz necesita tus manos, mente, piernas y corazón para seguir vivo después de 219 años. Nos dejó su legado y tenemos la obligación de hacerlo transcender.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Vanessa Seijo dice:

    Reblogueó esto en theshipwreckdiary.

    Me gusta

  2. madeline63 dice:

    Ayer pasamos por el puente y contábamos lo lindo que estuvo y hoy día luce vandalizado. Qué lástima que los ignorantes que hacen estas fechorías le importe tan poco el trabajo que se invierte en tratar de mantener los espacios públicos y en común en buena condición para el disfrute de todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s