Cómo hacer de una trulla un agradable regalo navideño

Por: Andrea Yambot Lugo

El Adoquín Times

Las trullas, los villancicos, aguinaldos, plenas y otras canciones navideñas de pueblo son una institución que forman parte de nuestra tradición puertorriqueña. En ninguna parte de la tierra se disfruta más alegremente la época navideña que en nuestra Isla. Llevamos trullas como un regalo, a personas que gozan de nuestra estimación.

Esta bonita actividad puede ser recibida con alegría sincera o con frialdad disimulada, dependiendo de las circunstancias de quién la recibe. Le daremos a continuación varias sugerencias que pueden hacer de su trulla un éxito:  Lo ideal para empezar es utilizar guitarra, cuatro, güiro, bongó y un como de vocer bien acopladas. Puede usar además, panderetas, claves y cencerro.  En el uso del cencerro debe tener mucho cuidado, pues el sonido que emite este instrumento es tan fuerte que puede ser molestoso al oído, usado en forma desordenada.  No deben interpretarse canciones de mal gusto o chabacanas y no importa la confianza que hayan brindado los dueños de la casa, el hogar se debe respetar.

No golpee portones ni puertas al momento del “asalto”.  De tiempo razonable a los duenos de la casa en lo que se preparan para recibirlo.  Si no le abren la puerta, no siga insistiendo. Se sobreentiende que no están en disposición de recibirles. Váyase con la música a otra parte.  Si le abren la puerta observe buenos modales en la casa. Sea ordenado.  De ser posible, antes de retirarse ayude a recoger el desorden formado por la trulla que usted llevó.  Si las personas tienen que levantarse para ir a trabajar, sea prudente, retirese pronto. ¡Buena Suerte!

screenshot_2016-10-11-19-44-25-01

Leave a Reply