Please set up your API key!

El Adoquín Times

Historia del Viejo San Juan: La princesa del Paseo de la Princesa

Historia del Viejo San Juan: La princesa del Paseo de la Princesa
enero 09
18:30 2019
Imagen: Prisión de la Princesa en el Paseo de la Princesa, ca. 1898-1917 fotografía de Atilio Moscioni, Archivo digitalizado de la Universidad de Puerto Rico

Por: Carmen Alicia Morales

El Paseo de la Princesa es uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos que ha sido concebido como parte de la infraestructura de ocio en la ciudad de San Juan. Hoy día está compuesto por el dramatismo de la muralla que sirve de trasfondo a los faroles, bancos, recuerdos del Jardín Botánico al costado, la Real Cárcel de la Princesa (construida en 1837, hoy día sede de la Compañía de Turismo), árboles, el restaurante Princesa Gastrobar, y termina en la fuente ¨Raíces¨, construida en bronce, creada por el escultor español Luis Antonio Sanguino en 1992. Una gran variedad de artesanos locales vende sus manualidades a todo lo largo del paseo, y la música del ayer se escucha los domingos en la tarde supervisada y bailada por el conjunto de los Amigos de la Escuela Católica.

Imagen: Foto de la princesa de Asturias, Isabel de Borbón y Borbón. Blog Madrid, Villa y Corte de directora Lola Diehl Busch.

El Paseo fue dedicado a la princesa María Isabel de Borbón y Borbón, la primogénita de la reina Isabel II y el rey consorte Francisco de Asís y Borbón, el 20 de diciembre de 1854, fecha en que la niña cumplía tres años. Lo manda a construir el gobernador Fernando Escudero de Norzagaray para honrar a la reina Isabel II y conmemorar el feliz nacimiento de su hija. María Isabel Francisca de Borbón y Borbón (1851- 1931) fue princesa de Asturias; primero entre 1851 y 1857 antes de nacer su hermano, el rey Alfonso XII (1857-1885), momento en el cual se convierte en infanta de España. La segunda vez que obtiene el título de princesa fue al morir de tuberculosis el rey, el 25 de noviembre de 1885 sin dejar un heredero para la corona. La esposa de Alfonso XII, la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena queda a cargo de la regencia del trono y embarazada con el futuro rey Alfonso XIII. Esta muerte fue muy sentida por Isabel ya que se había criado muy cercana a su hermano debido a las vicisitudes políticas que había sufrido España enfrentando alzamientos carlistas (de parte de su tío el infante Carlos María Isidro de Borbón), una tercera Guerra Carlista (1872-1876) y la deposición y exilio de la reina (1868). La infanta Isabel tuvo además tres hermanas: María del Pilar, María de la Paz y María Eulalia, de las cuales se ocupó toda la vida, en especial durante el exilio de la reina Isabel II.

La reina Isabel II se dedicó esmeradamente a ofrecer la mejor educación para su hija incluyendo el cumplimiento obligado del protocolo nobiliario, herramienta necesaria para sobrevivir con las obligaciones de la etiqueta de la corte. Desde niña estuvo rodeada por un equipo de damas que le ofrecieron la oportunidad de aprender y practicar el complejo devenir de atenciones cotidianas seguidas de un amplio despliegue de servidumbre. En mayo de 1868 se casó con Cayetano María de Borbón Dos Sicilias, conde de Girgenti y mientras se encontraba de luna de miel su madre es destronada y no puede regresar a España hasta que se restaura la monarquía en 1874. Mientras se encontraba en el exilio, queda viuda (1871) al suicidarse su esposo a los dos meses de ella tener un aborto espontáneo (tenía veinte años).


Anuncio:


En 1902 Isabel convierte en su vivienda permanente la residencia del número 7 de la calle de Quintana, en el barrio de Arguelles, Madrid, y la bautiza con el nombre del Palacio de Quintana. Durante su vida se distinguió porque fue una mujer muy cultivada y allí acomoda su biblioteca particular, distribuida entre el Palacio Real y el palacio de Quintana. Fue muy querida por su pueblo porque tuvo un carácter campechano y amigable y se destacó por sus constantes viajes a representar la monarquía y su dedicación a la familia, en especial sus tres hermanas, su hermano y más adelante su sobrino, el futuro rey Alfonso XIII. Murió en Paris el 23 de abril de 1831, a la edad de 79 años, mientras acompañaba, una vez más, a la familia real al destierro. El Paseo de la Princesa es probablemente el único recuerdo que conmemora, en el Nuevo Mundo, la existencia de esta querida princesa española.

La construcción del Paseo

Fue construido bajo la corta administración del gobernador Fernando Escudero de Norzagaray entre 1852-54, general que profundamente impacta, con especial atención prestada a la ciudad de San Juan, el desarrollo de la infraestructura arquitectónica de la isla. El paseo fue construido para conmemorar y perpetuar la memoria de la monarquía isabelina en la ciudad.

Sobre la autora: Carmen Alicia Morales obtuvo un doctorado en Historia Medieval (Universidad de Valladolid). Publica libros y dicta conferencias sobre derecho de las mujeres medievales. Fotografía y escribe para diarios sobre jardines, San Juan y casas de pintores y poetas.  Funda y administra la página en Facebook Historia del Viejo San Juan y es fundadora y presidenta de la Asociación de Historia del Viejo San Juan. 

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

Al momento no hay comentarios. Sea el primero en comentar

Escriba Comentario

Escriba su comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete Gratis

Su información está segura con nosotros. Suscríbase gratis a nuestra pagína.

Búsqueda

Translate Site

Videos

A %d blogueros les gusta esto: