Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Francis Drake era un corsario para los ingleses, pero un pirata para los españoles. Por eso, el término pirata se utilizaba de manera bastante amplia, muchas veces sin distinguirlos de corsarios

 

Un pirata es, según la Real Academia, una “persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar.” Es básicamente un ladrón del mar. Los piratas han existido desde la antigüedad; hay documentación desde tan atrás como el siglo XIV A.C., en Egipto y el Mediterráneo. Por otra parte, los corsarios eran quienes mandaban una embarcación armada en corso con patente de su gobierno. El corso era la campaña que hacían por el mar los buques mercantes con patente de su gobierno para perseguir a los piratas o a las embarcaciones enemigas.

El propósito de los corsarios era debilitar el poderío de las naciones enemigas. Atacaban sus navíos en tiempos de guerra, o como represalia en tiempos de paz. Lo que capturaran de esos barcos, era suyo para vender. Un corsario era básicamente un pirata con permiso de su gobierno (la patente de corso), a quién le tenía que pagar una comisión. La determinación de quién era corsario o pirata, dependía de su bandera. Por ejemplo, Francis Drake era un corsario para los ingleses, pero un pirata para los españoles. Por eso, el término pirata se utilizaba de manera bastante amplia, muchas veces sin distinguirlos de corsarios.

Anuncio

La Gran Epoca OCT

No necesariamente tenía que haber una declaración de guerra para que un corsario atacara barcos de otro país. En teoría se suponía que los corsarios debían mantener cierta ética en su acción, respetando las reglas internacionales y las regulaciones de la autoridad que le otorgara el patente, pero los corsarios no siempre respetaban estas normas. Tomaban barcos, atacaban ciudades y atacaban colonias. También estaba el armador de corso, quien financiaba las embarcaciones para efectuar el corso. Los armadores de corso, como Miguel Enríquez, no eran necesariamente corsarios, ya que podían tener a su cargo un personal que operara sus embarcaciones.

El papa español Alejandro VI promulgó unas bulas en el 1493 que le otorgaban por “autoridad del Omnipresente Dios” a los Reyes Católicos, sus herederos y sucesores; todas las tierras, mares, islas descubiertas y por descubrirse al oeste del meridiano situado a 100 leguas al oeste de las Azores y Cabo Verde. Luego Portugal y España firmarían en el 1494 el Tratado de Tordesillas, que establecía el meridiano a 370 leguas de Cabo Verde. Así que la bula papal no tuvo tanto uso. Pero igual, con estos documentos, se creaba lo que se conocería como el Mare Clausum, o el mar cerrado, que le otorgaba exclusividad comercial en este lado del mundo a España y a Portugal. Esto significaría, entre otras cosas, que las colonias españolas solo podrían comerciar con España.

Anuncio

PlacitaCHic

Obviamente, al resto de los países europeos que también querían beneficiarse de las riquezas en este lado del mundo (Holanda, Francia, Dinamarca, Inglaterra) ese tal Mare Clausum no les gustaba para nada, en especial luego de que se descubrieran las inmensas cantidades de oro en México y Perú. Así fue como empezó el corso. Todos los países querían su canto de estas tierras, así que le daban licencias de corso a navegantes para practicar la piratería en las Américas y así debilitar el poderío español.

Todos ellos tenían sus motivos. En Europa para esos tiempos rugían una serie de guerras religiosas, luego de que el fraile católico agustino Martín Lutero clavara las 95 tesis en las puertas del Palacio de Wittenberg en 1517, amonestando a la iglesia por alejarse de las enseñanzas de la Biblia. Este fue el inicio de lo que se conoce como la Reforma Protestante. En Francia estaban los Calvinistas, en Inglaterra los Anglicanos y en Holanda los Luteranos. Cuestionaban la autoridad de la iglesia católica porque, como dijo el inglés Sir William Cecil, “…al Papa no le está permitido repartir el mundo, ni dar ni quitar a quien él quisiere.” El reino de Isabel I de Inglaterra (entre 1558-1603) inició esta política desafiante contra el imperio español de Felipe II.

Los primeros corsarios en América probablemente fueron los franceses. Ya desde el 1503, Paulmier de Goneville andaba comerciando por el litoral de Brasil con los indígenas, comprando maderas, algodón, aves exóticas y otros artículos. El primer navío inglés en este lado del mundo se documentó en isla de Mona en 1527. Fue un barco llamado Samson, y su capitán dijo que el barco le pertenecía al rey de Inglaterra (Enrique VIII), que con el mal tiempo se habían separado de otro barco que los acompañaba en la misión exploratoria. Terminaron llegando a Santo Domingo, y fueron expulsados a cañonazos cuando intentaron mercadear con los habitantes.

 

Para leer el escrito en su totalidad visite: https://www.elcayito.com/

 

Por: Andrés Sanfeliú Cruz
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios

Traductor
Próximos Eventos
noviembre 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes