[Fragmento] Si es Campeche, tiene que ser bueno

Apóyenos
Suscríbase a nuestra página

Entre su correo electrónico y reciba nuestros escritos.

Tiempo de lectura 5 minutos

Por: Andrés Sanfeliú Cruz. IG: @el_cayito | FB: @elcayito

A inicios del mes pasado, se reportó la noticia de que una pintura atribuida a Francisco Goya era realmente del artista puertorriqueño José Campeche.

Pero ¿cómo fue que nuestro ilustre artista logró destronar al gran pintor español? O, poniendo el orgullo boricua a un lado, y formulando la pregunta de una manera más objetiva, ¿cómo fue el proceso de investigar y descubrir quién fue realmente el creador de esta obra? Afortunadamente, esta discusión de llevó a cabo en un respetado foro de arte, en la internet.

«Retrato de la madre del artista» por José Campeche.

La investigadora Fátima Vicente de Cordero, de la Universidad de Navarra, se dio cuenta de que dos cartas de Francisco Goya, que acompañaron la venta del “Retrato de la madre del artista” (Barber Institute of Fine Arts), eran fraudulentas. Esta fue la primera pista de que la obra estaba mal atribuida. Vicente de Cordero entonces recurrió a la respetada plataforma en línea Art Detective, buscando ayuda para identificar al verdadero autor. La investigadora sospechaba que la pintura no se hizo en España, postulando en vez que debía ser de origen mexicano. Un análisis en el 2012, de Xavier Bray del Dulwich Picture Gallery, propuso al artista español Francisco Folch de Cardona, asociado con la Academia de San Carlos.

Lo primero que señaló Jacinto Regalado fue que Folch de Cardona nunca trabajó fuera de España. Vicente de Cordero respondió que no pensaba que fuera de su mano, sino de algún aprendiz suyo. También dijo que no pensaba que fuera de la Academia de San Carlos, ya que ellos tenían una base muy fuerte en el dibujo, y la pintura demuestra errores en perspectiva. En vez, creía que la pintura podía ser de un pueblo donde se veneraba a la Virgen de la Soledad que se puede apreciar en el broche, como Puebla u Oaxaca.


Anuncio


Regalado entonces preguntó que qué evidenciaba que la obra se pintó fuera de España. También cuestionó que, si las cartas eran falsas, que por qué no se creía que la pintura también lo fuera. Marion Richards, Manejadora de Art Detective, en este punto, señaló que la representación de la Virgen de la Soledad más parecida a la de la obra, en alguna otra pintura en el siglo 18, era de Puerto Rico. Preguntó si creían que era de México por la manta amarilla y el peinado de la mujer.

Vicente de Cordero respondió que el peinado y la vestimenta no necesariamente identificaban el lugar de origen, ya que España tuvo tanta influencia en las colonias. Por eso, en vez, estudió el lienzo. Estaba cortado muy cerca del borde y estirado con mucha fuerza, algo común en México, porque los materiales eran tan caros que tenían que aprovecharlos al máximo. Además, identificó un color rojo en el fondo.

«Retrato de Campeche» de Ramón Atiles

Una técnica común en México era aplicar una capa rojiza de óxido de hierro en las pinturas. Acerca de representaciones similares de la Virgen de la Soledad, dijo que solo pudo encontrar dos. Una del artista mexicano Nicolás Rodríguez Juárez (1666-1734) y la otra del puertorriqueño José Campeche (1751-1809). Lo más atrás que pudo llegar en el rastro de las adquisiciones fue a 1925, cuando Fernando de Barón y Martínez de Agulló se la vendieron a Joaquín Ignacio de Arteaga y Echgüe, XVIII duque del Infantado.


Anuncio


Richards, quien contactó al Dr. Michael Brown, curador de Arte Europea en el Museo de Arte de San Diego, y experto en retratos mexicanos, lo citó: “Viendo la pintura de Barber, inmediatamente pensé en José Campeche, quien fue el artista principal en Puerto Rico a finales del siglo 18. Favor referirse al retrato en la Colección Thoma (Chicago), que incluye un broche similar de la Virgen de la Soledad. Creo que la pintura de Barber debe ser de este mismo periodo, tal vez poco después del 1800. La silla es similar a otro retrato por Campeche de 1805.”

Regalado compartió algunos datos biográficos de Campeche y luego añadió “Si esta imagen es de su autoría, es uno de sus mejores retratos, porque el énfasis está en la caracterización, en vez de en elementos externos relacionados al estatus socioeconómico de la persona.” Destacó que, aunque su obra se concentró mayormente en imágenes religiosas, sus retratos demuestran que era muy capaz de pintar uno como este.

Es impresionante que a través de la discusión, uno de los temas que se repite es que el único artista en este lado del mundo con la habilidad para pintar una obra de tal calidad, fue José Campeche. Este hallazgo sin duda pone en alto el nombre de nuestro gran artista. Ahora, ¿será esto suficiente para despertar un interés en recuperar sus obras robadas?

Para leer el escrito en su totalidad visite: www.elcayito.com/post/si-es-campeche-tiene-que-ser-bueno

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traductor
Próximos Eventos
agosto 2021
¡No hay eventos!
Cargar más

Recientes